ERNESTO CORTAZAR

sábado, 24 de septiembre de 2016

LA SABIDURÍA DE CLEÓBULO


LA SABIDURÍA DE CLEÓBULO
©Giuseppe Isgró C.

Hidalgo, -dice Escudero, me gustaría que comentaras, hoy, los siguientes aforismos de Cleóbulo, el Líndico:

Él como guía de vida, sugirió:

a) -“Amar más el estudio que la ignorancia”.
Sin duda es muy acertada esta sugerencia, -Escudero, por cuanto nadie puede alcanzar logros que vayan más allá de hasta donde llega su conocimiento, experiencia y aptitudes. Para desarrollar estas tres importantes vertientes, cada ser precisa dedicarse al estudio constante de la vida, del universo y de las leyes, principios y valores universales que rigen las interrelaciones inherentes. Lo primero, Escudero, es necesario adquirir conciencia de lo que se ignora, en forma gradual, y esto es la misma vida en encargarse de proporcionarlo, diariamente, cuando la afrontamos. Constantemente nos antepone situaciones que nos obligan a la búsqueda del conocimiento adecuado del qué, del cómo, del cuándo, del dónde, del quién, del cuánto y del por qué. Además del razonamiento, por la lógica inductiva y deductiva, se obtienen percepciones intuitivas e inspirativas, que aportan la visión precisada, generando la energía creadora, para resolver cualquier circunstancia de turno, ad infinitum. Para ampliar la visión, se hace necesario aprovechar la experiencia de todos aquellos que nos han precedido en el camino, y de las mentes maestras de todos los tiempos. Con el estudio constante de la vida y obras de estos personajes, y del saber acumulado, en todo tiempo pasado, que nos pertenece, expandiremos la visión existencial, y profesional, que nos permiten encontrarle el sentido a la vida, en cada fase o etapa, en el eterno camino de retorno del ser individual al Ser Universal. Cuando se desarrolla el hábito del estudio, el placer de aprender, constantemente, es tan grande, que a cada instante se desea estudiar en el libro de la vida, y en todas las ciencias, filosofías y artes, como disciplina espiritual.
b) –“Que la lengua no sea maldiciente”:
Es preciso dominar, Escudero, el hábito de quejarse de todo y de todos, y someter los pensamientos, los sentimientos, las palabras y los actos al dominio del Espíritu bajo la égida de los valores universales, aceptando la realidad tal como es, viendo más allá de las apariencias y descubriendo la oportunidad oculta que nos presentan todas las situaciones de la vida diaria. Esto empieza con la depuración de los pensamientos y sentimientos, sintonizándolos con la polaridad positiva de los valores universales, con lo cual se canaliza la energía pertinente que vivifica en su fluir, atrayendo, como un imán, lo semejante a lo que se piensa, se siente, se imagina, se habla o hace. Lo que se expresa verbalmente, es precedido por los pensamientos y los sentimientos y los estados de conciencias y respectivas estaciones mentales. Hay que empezar por elevarlos, estableciendo la conexión con la Divinidad, que los purifica haciendo vibrar el propio ser a frecuencias más elevadas, con lo cual se comienza a expresar las palabras mesuradas, llenas de prudencia y sabiduría, haciéndose cargo del efecto probable que cada una de ellas produce en el oyente,. Las palabras, al igual que los actos, activan la ley del karma, y se es responsable de lo que se dice y de lo que se hace, si con ello se producen perjuicios a otras personas, ya que una lengua maldiciente, puede descalificar, perjudicando la reputación ajena. En cambio, con un verbo pulcro, positivo, imbuido de palabras nobles y llenas de sabiduría, se armoniza, estimula y produce un inmenso bien, cuya cosecha se revierte, en primer lugar, hacia el emisor. Y lo contrario, también es cierto. Por eso, Sidhartha Gautama, poco después de Cleóbulo, diría que, para erradicar la causa de la insatisfacción personal, era preciso pronunciar rectas y nobles palabras. Cuanto menos se sugiere expresar maldiciones, por los campos de fuerzas nocivos que crean alrededor de quien las pronuncia, abriendo canales de conexión de seres de análoga condición mental y espiritual. Es preciso sustituirlas por bendiciones, con lo cual se antepone barreras positivas a la canalización de fuerzas poco deseables, facilitando las positivas. Centrar, en forma inmediata, la mente en la Divinidad, mediante el constante recuerdo de su nombre, repitiéndolo hasta sentir la conexión y la canalización de fuerzas elevadas, que aportan el pleno dominio de los pensamientos y sentimiento, y el equilibrio mental y espiritual.
c) –“Ser familiares a las virtudes y extraños del vicio”:
Todos los sabios a lo largo de la historia humana, y las principales doctrinas de cada país y época, han señalado la importancia del recto camino, es decir: Vivir de acuerdo con las leyes de la naturaleza y regidos por los valores universales del amor, de la prudencia, del justicia, de la fortaleza, de la templanza y de la belleza. Solamente enmarcando los pensamientos dentro de los parámetros de los valores universales, se puede vivir una vida virtuosa, practicando todas las virtudes. La vergüenza, el decoro, el pudor y el deber, como maestros de vida, inhiben a cada ser, de transcender los límites de la virtud.
d) –“Huir la injusticia: En la conciencia de cada ser existe impreso el libro de vida, con una hoja de cálculo, donde se registran los pensamientos, los sentimientos, las palabras y los actos. Los dos primeros, activan la ley de atracción, atrayendo a la propia vida lo semejante a lo que se piensa o siente. Pero, las palabras y los actos, activan a la ley del karma, y se es responsable de toda palabra y acciones injustas, debiéndose compensar todo efecto nocivo inherente. Si hay que pagar las consecuencias de las acciones injustas, a qué sirve incurrir en ellas? Pero, una cosa tan sencilla, que hasta un niño la puede comprender, por qué, aún, queda tanto camino por recorrer para hacer que las personas sean justas y virtuosas? Se precisa, Escudero, educar a los niños en los valores universales, compenetrándolos de la sabiduría que les es inherente, para que le sirva como guía de vida, en los pensamientos, sentimientos, palabras y actos. Si educamos a las nuevas generaciones con los valores universales, pronto tendremos a una humanidad justa y perfecta.
e) –“Aconsejar a la Patria, lo mejor”:
Todo líder preparado con los valores universales, con una visión de estadista elevada, como la tenía, por ejemplo, el mismo Cleóbulo, y los demás sabios de Grecia, podrá percibir las metas a corto, mediano, largo y macro plazo, convenientes a las comunidades cuyos destinos rige, por determinado lapso. Es responsable del bien y del perjuicio que con sus acciones produce. Del primero, cosechará gloria; del segundo, su propia conciencia y sus contemporáneos, se encargarán de hacerle el reproche que le hará entrar en razón, experimentando la vergüenza pertinente. Es nuestra obligación contribuir a que la propia Patria sea algo mejor de cómo la hemos recibido. Cuando en un nuevo ciclo de vida se vuelve a la propia Patria, o en cualquier parte del Planeta Tierra, que es el hogar común, encontraremos el lugar mejor que ahora anhelamos. Por eso, si queremos un mundo mejor al que nos ha tocado vivir, es nuestro deber contribuir a su desarrollo de acuerdo a las propias posibilidades.
f) -“Refrenar los apetitos”:

Es preciso ser dueño y señor de sí mismo, 
comenzando por los pensamientos y sentimientos. Si se ejerce el pleno dominio de los mismos, se hará, también, con todos los actos de la propia vida. La templanza, la moderación, el autodominio, la frugalidad, la austeridad, la disciplina, permitirán mantener el pleno equilibrio en todos los actos de nuestra vida. Esto se refleja en la propia dignidad. El sentido de la auto-estima, conlleva el auto-respeto y el respeto por las demás personas, en la comunidad en que se vive. Por lo cual, lo primero que hay que elevar es el sentimiento de la propia dignidad, cultivando los valores esenciales, no traspasando jamás los límites impuestos por la vergüenza. Esto se traduce en una mejor salud física, mental y espiritual, y en el ejercicio de una vida plena y virtuosa.
g) –“No hacer cosa alguna por fuerza”:
Toda persona con elevado sentido de la propia dignidad, no desea obtener nada que le sea entregado ejerciendo determinado grado de fuerza o persuasión, que no sea el convencimiento natural de la otra parte. Prefiere, generalmente, declinar a recibir lo que le es debido, si debe recurrir a las acciones que trasciendan los límites de su auto-estima. Este mismo sentimiento, le impide que acepte realizar actos de acciones indebidas, por la manipulación, forzadas por amenazas veladas o abiertas. Se debe declinar la realización de cualquier acto cuya aceptación no haya sido valuada por un proceso de toma efectiva de decisiones, y sobre todo cuando el mismo esté reñido con el sentido de la justicia. Cada ser, en los cuatro reinos naturales, está dotado del libre albedrío, por lo cual al igual que se debe respetar la libertad de decisión de los demás, es necesario hacer respetar la propia libertad de decisiones, declinando con amabilidad, pero con firmeza, toda imposición impuesta por intereses de grupo, que no se ajuste a lo justo, con lo cual se gana el respeto de las personas con quienes se interactúa.
h) –“Instruir a los hijos”:
La mejor herencia es la educación, cosa clara, hoy en día, en la mayoría de los padres, por eso tanto esmero de que se cursen carreras universitarias en las mejores universidades del propio país y del mundo. Pero, la mejor educación de todas, es la de los valores, que deben ser enseñados por el ejemplo, ya que nadie puede dar lo que no tiene, ni pretender que los hijos sean virtuosos si a cada paso se les dan ejemplos contrarios. Hay que estimular a los hijos en las lecturas de biografías de hombres y mujeres ejemplares, que tanto modelan la vida de las nuevas generaciones. Ejemplo de este tipo de obra, son las Vidas Paralelas, de Plutarco, la Odisea, de Homero y El Quijote y las Novelas Ejemplares, de Cervantes, entre incontables otros.
i) –“Deshacer las enemistades”:
Una conducta virtuosa, en todo momento, se granjea la amistad de todas las personas, pese a las excepciones temporales. Depende del respeto que tengamos hacia los demás, de la cortesía y del trato justo: es decir, ejerciendo la justicia en los pensamientos, los sentimientos, las palabras y los actos, siendo leal, respetuoso, haciendo a los demás lo mismo que se quisiera recibir en idénticas situaciones, siempre dentro de la más estricta justicia y demás valores inherentes. Para eso, una disculpa a tiempo, o a posteriori, una compensación adecuada al perjuicio ocasionado, y sobre todo, no inmiscuirse en las cosas de los demás, ni permitir que los demás lo hagan con las propias, manteniendo cierta distancia, dentro de los parámetros de la digna convivencia, ya que el exceso de familiaridad, muchas veces, al final, se traduce en enemistades gratuitas. Siempre es importante limar las asperezas, o los resentimientos, si ello es posible, caso contrario, hay que despreocuparse, y dejar que el tiempo, oportunamente, en el perfecto de la Divinidad, aporte la armonía y el orden inherentes. Es preciso dejar de realizar tratos con personas belicosas, inseguras o con ausencia de valores, ya que, al final, se traducirán en conflictos y en enemistades inconvenientes. Hay personas, que si no lo hacen al inicio, lo realizan a la mitad, o al final, porque está en su misma naturaleza. Con tales personas, es menester mantenerse al margen y abstenerse de realizar tratos con ellas de todo tipo e índole, única manera de asegurarse una paz mental.
j) –“A la mujer ni halagarla ni reñirla delante de otros; porque lo primero indica demencia; y, lo segundo, furor”.
Esto, Escudero, se explica por sí mismo. Si alabas tu queso, querrán probarlo, y si lo descalificas, posiblemente, incitarás, igualmente a probarlo. Es mejor que sobre las cosas inherentes a la propia intimidad nadie tenga inherencia más allá de lo prudente para evitar sinsabores. Pero, en todo, debe imperar el respeto, la mesura y la expresión de la propia dignidad y auto-confianza, o seguridad personal, y el sentido de la propia importancia.
k) –“Que no se ha de reñir al doméstico cuando está embriagado, que si lo haces, parecerá más bien que lo insultas”:
No solamente, Escudero, al doméstico, sino a cualquier miembro de la familia, si tuviere ese hábito poco edificante. Cuando vuelva a su sano juicio, generalmente, la misma persona se disculpa, ya que, casi siempre conserva el recuerdo de cualquier exceso verbal o de acciones indebidas en que haya incurrido. En ese momento, según el caso, se aprovecha la oportunidad, con las maneras adecuadas, de hacerle las sugerencias pertinentes, o las amonestaciones a que hubiere lugar.
l) –“No rías del que es perseguido con burlas y contumelias, porque se te hará enemigo”:
La vida es un mecanismo lleno de sabiduría, donde cada ser, en los cuatro reinos naturales, tiene un objetivo fundamental, en cada fase de su existencia: Transmutar estados de conciencia a niveles más elevados y transformar la adversidad en oportunidades de crecimiento y triunfos, en tiempo oportuno. Esto determina que la manga de la sartén suele cambiar de manos y quien, en un momento dado se encontraba en situación de desventaja, puede, ahora, reubicarse en una posición de ventaja, respecto a los que, poco antes, les adversaban, o simplemente, le hostigaban, buscando perjudicarle. Tanto si de trata de un acto de justicia como de injusticia, por parte de la persona afectada, siempre al ser humano, y a cualquier otro ser de los cuatro reinos naturales, debe tratársele con respeto y consideración. Esta actitud respetuosa ejerce una influencia estimulante a la enmienda por parte de la persona involucrada, ya que, al descender por el camino de la ausencia de virtudes, o antivalores, la compasión, el sentido de la justicia, el trato humano, la bondad y la consideración, como si fuese un ser humano de elevadas condiciones morales, se le estimulará a ser como se le da a entender que es: un ser que no es más que la expresión de la Divinidad, en una fase poco favorable de su eterno camino de retorno. Pero, es una fase temporal, que la misma fuerza divina que reside en ella, le moverá hacia adelante, y un día, superada dicha etapa, aflorará lo que realmente es. Es importante mirarse en ese espejo, en el cual, en los incontables millones de existencias pasadas, muchos de nosotros hemos pasado por situaciones análogas, y seguramente, se volverán a tener bajones que superar, nuevamente, a niveles más elevados de conciencia. Por lo cual, con la misma vara con que se mide, se será medidos, y se probará la sopa del propio chocolate, para aprender a qué sabe, y de esta manera, ser más prudente la siguiente vez. Luego, el aforismo advierte en la posibilidad de hacerse de enemigos gratuitos, por la descortesía tenida con alguien que, pese a su condición, no ha realizado ningún perjuicio a los espectadores. Viendo más allá de las apariencias, ese ser humano, en condiciones tan desventajosas, no es más que uno de los rostros de la Divinidad que advierte a la comunidad de las miserias existentes en la sociedad, por ausencia de actos de justicia, de solidaridad y de amor, cuando se manifiestan cuadros de esa naturaleza. Significa que los líderes de turno y los que tienen la función de gobernar, a nivel local, nacional o mundial, no están cumpliendo, debidamente, su rol de contribuir a las condiciones de vida idóneas en sus respectivas localidades. En todo, y en estos casos también, se trata del respeto humano, del amor y de la compasión, y la actitud reflejada, en estas situaciones, indican lo que cada quien es, que puede ser peor el que se burla y hostiga, que el afectado.
m) –“En tus prosperidades no te ensoberbezcas, ni en las adversidades te abatas de ánimo”:
El largo camino de la vida tiene altos y bajos, y lo que importa es el promedio, o el resultado final, por el que cada quien será valuado. Todo éxito en un momento dado no deja de ser temporal y el logro obtenido, un adelanto que deberá ser utilizado con prudencia, acto seguido, cuando se le requiera. Si la persona se envanece, dejará de ver su siguiente meta y se puede extraviar, tomando sendas diversas a las convenientes. Por lo cual, el desapego del logro, permitirá conservar la prudencia, preparándose para la siguiente fase, oportunamente, sin pérdida de tiempo, ya que la vida, ya tiene preparada la nueva misión que habrá de afrontar. La persona prudente, conserva un estado anímico estable tanto en la prosperidad como en la adversidad, ya que para ella, su estado mental es de prosperidad en toda situación. Unas, las ventajosas, les presentan la oportunidad de optimizar sus recursos: aptitudes, experiencias, capital integral, y cualquier otro del cual disponga. Otras, las adversas, le demuestran que su poder es el mismo en toda circunstancia, y le permiten transmutar en ventajosas toda situación poco favorable, que no es más que la máscara que, bajo la modalidad de problemas por resolver, esconden la oportunidad de aportar bienes o servicios, y forjar ocasiones de riqueza y de crecimiento. En ambas situaciones, se cumplen funciones de servicio a la comunidad, con la Divinidad, y consigo mismo, como una asunción de responsabilidad cósmica, o como suele decirse, en el argot gerencial moderno, de responsabilidad social. El camino de la vida es un eterno retorno del ser individual al Ser Universal, por lo cual, pararse en un tramo del mismo para vanagloriarse de un éxito relativo, y temporal, no es más que estancarse, quedándose rezagado de otros que le adelantarán. La vida sigue adelante sin pararse.
n) –“Aprende a sufrir y a soportar con fortaleza los reveses de la fortuna”:
Las personas que han alcanzado grandes éxitos, en su vida, muchas veces lo han hecho después de incontables número de intentos fallidos, que le demostraban que no era por ese camino por el que debía andar. Una puerta cerrada indica que se está abriendo otra, en algún lugar; es preciso buscarla, verla y entrar por ella, empezando esa nueva senda. El desapego de los resultados permite seguir adelante con la atención puesta el triunfo final, sin importar el número de veces que se actúa en la búsqueda del resultado. Es preciso que la persona establezca una curva de resultados, del tiempo factible dentro del cual es posible, estadísticamente hablando, la obtención del logro apetecido. Después de lo cual, mientras más tiempo transcurra, más cerca se estará de los resultados. Lo importante es no abandonar a mitad de camino, ya que, cuando las situaciones se ponen menos fáciles, es cuando más cerca se encuentra, cada quien, de transmutar las situaciones de desventaja en ventajosas, mudando la noche en día y surgiendo las coincidencias que aportan los logros apetecidos. Oportunamente, el poder potencialmente infinito del cual se dispone, permite superar cualquier fase existencial, en el tiempo perfecto de Dios. Toda situación que se afronta en la vida es una oportunidad de aprendizaje y crecimiento personal, además de potenciar la expresión de la propia fortaleza, templanza, prudencia, sentido de la justicia, belleza y equilibrio. La serenidad, la calma imperturbable, la impasibilidad, la confianza plena y el entusiasmo, afloran en la faz el ser que está consciente de que su estado de ánimo debe permanecer inalterable en los altos y bajos de la vida, centrando su atención en la Divinidad, deleitándose en su contemplación, ya que ella es la Dadora de todo, y lo que envía, en un momento dado, por la ley cósmica, es lo que conviene, en esa fase de desarrollo espiritual y humano.
o) –“Hay que reverenciar al Padre”:
El padre, y la madre, son los seres por los cuales hemos accedido a la fase física de la existencia. Ello forma parte de un plan de vida elaborado previamente, a nivel de pre reencarnación, por factores kárminos, o de afinidad, por querer realizar objetivos comunes. Pese a que los padres cumplen un rol, siguiendo, posteriormente, los hijos, sus propios caminos, sin apego, el respeto, el amor, la consideración, el apoyo que se les de, es una retribución insignificante por todo lo que los padres realizan por cada uno de sus hijos, que no podrían enumerarse, en un momento dado. Aún cuando no exista una gran afinidad, por las circunstancias kárminas de vidas anteriores, siempre el respeto, la consideración, el afecto y el amor, deben expresarse, generosamente, ya que se siembra, ahora, lo que se cosechará en el futuro, como aprendizaje de vida. Esto siempre se ha venido repitiendo desde incontable número de generaciones anteriores, y los antiguos percibieron, en esto, una profunda sabiduría. En los casos en que los padres y los hijos sean viejos amigos, o afines de incontables número de vidas anteriores, esa reverencia y afecto recíprocos se expresan mutuamente, en forma espontánea, sin esfuerzo alguno. Es que el amor que impera entre los seres, por la afinidad, por la amistad y por el sentimiento de justicia que rige el Espíritu de conciencia elevada, aflora con naturalidad. Aún en los seres de menor progreso espiritual, la afinidad permite que emerjan sentimientos de reverencia hacia los padres, espontáneamente. Empero, en todos los casos, los afines se juntan entre sí. Es preciso, como un acto de justicia, rendir tributo afectivo a los seres que tanto han dado por nosotros, como son los propios padres.
p) –“O, instruido en muchas cosas, o, en ninguna”:
La misión cósmica de cada ser, en los cuatro reinos naturales, es la percepción total de la sabiduría de los atributos divinos y/o valores universales, bajo cuyos parámetros regir las acciones de aprendizaje, ejercicio y magisterio de la verdad universal y de la práctica de todas las virtudes, en el eterno camino de retorno del ser individual al Ser Universal. Esto significa, que, es imperativo aprender, adquiriendo la experiencia integral, en todas las vertientes y variantes, sin límites de ninguna índole, como un mandato de la Divinidad. Es una misión eterna e infinita. Por supuesto, jamás se logrará alcanzar un límite, por cuanto siempre se encontrará un más allá en progreso y elevación de estados de conciencia. En una fase humana, la especialización, necesaria, en algunos casos, temporalmente hablando, o en forma parcial, a nivel profesional, no deja de ser limitante en el desarrollo de la propia visión. Es por esto, que la persona exitosa integralmente, se forma, a nivel profesional, conociendo lo más posible todas las áreas inherentes a su campo de acción. Luego, al mismo tiempo, precisa formarse una visión global de la vida, de sus valores universales, de sus leyes y principios, de las ramas de culturas inherentes a todo tiempo y país, para formarse una visión amplia, como bagaje humano, que permita encontrarle el sentido a la vida. Esto permite vivir una vida con propósitos esenciales acordes con las leyes cósmicas impresa en la conciencia, en perfecta armonía con los valores universales o atributos divinos. Los líderes, para serlo, precisan tener una visión capaz de orientar a sus cooperadores. Para esto, requieren estudiar a fondo todas las áreas del saber, de todas las épocas, para percibir las lecciones del pasado, comprender el presente y proyectar el futuro. El campo es extenso: La historia, la economía, los clásicos, la gerencia, la psicología, la filosofía, la axiología, o ciencia de los valores, el markenting, las ciencias, las tecnologías inherentes a su propio campo y otros interrelacionados, las biografías de los grandes hombres y mujeres, el Derecho, y las legislaciones vigentes, en cada país. Es decir, hay que conocerlo todo, gradualmente, única manera de que la propia opinión pueda ser tomada en cuenta en situaciones trascendentales.
q) –“Sobreponte al placer”:
Tanto el placer como el dolor, son maestros de la vida, y generalmente, van junto. El placer permite realizar actividades que lo produzcan, evitando el segundo. Pero, el exceso de placer, en determinado grado, produce su opuesto, el dolor. El dolor, a su vez, permite descubrir las causas que lo producen, y a evitarlas, para que no se vuelva a producir, ya que todo obedece a la ley de causa y efecto. Si hay un efecto doloroso, es porque existe una causa que lo produce. De nada sirve paliar el dolor, si no se quita la causa. Quitando la causa, el efecto desaparece por sí solo. El placer y el dolor, el dulce y el amargo, el bien y el mal, la noche y el día, la luz y la oscuridad, el amor y el odio, el éxito y la ausencia del mismo, entre tantos otros, son instrumentos de la ley cósmica que permiten el aprendizaje y la obtención de la experiencia, el conocimiento y el desarrollo de las propias aptitudes, es decir, la capacidad perceptiva, comprensiva y realizadora de la verdad y de la virtud. La fortaleza, la templanza, la prudencia, la belleza, la justicia y la armonía, permiten mantener el perfecto equilibrio en todo, dominando la ley de polaridad, imperando el justo medio en todo, o la polaridad positiva, pese a los vaivenes del movimiento pendular, que es preciso dominar como aprendizaje fundamental, ejerciendo la práctica de las virtudes, y el magisterio de la verdad, enseñando con el ejemplo.
r) –“Da gracias a la suerte”:
Detrás del término suerte, se esconde un mundo de causalidades, que determinan el éxito final en toda acción humana. Es que, cada quien forma parte de un todo en cuyo propósito común y universal, todos cooperamos. La ley de la vida es el triunfo en todo, aunque requiera su esfuerzo alcanzarlo. Es un esfuerzo, inicialmente, de preparación, estudios, experimentación, para adquirir experiencia, desarrollando aptitudes, percibiendo los puntos menos fuertes para transmutarlos en fortalezas, y anteponiéndose objetivos, con cuyo logro se da un aporte al conjunto, o entrono en que se vive. Ese objetivo de aportar bienes y servicios, se corresponde con la ley de oferta y demanda cósmicas, en todos los ámbitos existenciales. Es decir, el entorno universal está interesado en el propio éxito de cada quien, ya que su aporte llena una necesidad, y es precisado por alguien. De manera que, cuando, finalmente, el propio servicio o bien, es requerido por alguien, adquiriéndolo, implicando un éxito, que pareciera un factor de suerte, en la misma se expresaron un conjunto de causalidades que la produjeron. Aún así, es preciso mostrar gratitud, y expresarla, ya que, en el intervalo se recibió la ayuda de un incontable número de seres que hicieron factible dicha manifestación de éxito. La gratitud es un imán que atrae a la propia existencia un mayor número de cosas análogas por las cuales se efectúa. Hay que expresar, también, las gracias anticipadas por la suerte, y/o el éxito que se espera obtener en la realización de objetivos en curso, o por situaciones en espera de solución.
s) –“Considérate en paz con el amigo de tu pueblo”. (Parafraseado). También, enemigo de quienes los son de la propia Patria, tanto foráneos como internos. De de ambas clases podrían existir, en un momento dado. Esto lo plantearon tanto Cleóbulo como Solón, en su época, expresando que nadie debía permanecer con indiferencia ante una invasión de enemigos de la Patria. También lo hizo Simón Bolívar, en su Decreto de la Guerra a muerte, ya que, en la época de la contienda por la Independencia Latinoamericana, mucha gente no sabía a que bando pertenecía, por ser, realmente, una guerra civil entre fraternos seres, en esencia. Bolívar se inspiró en Solón, cuya lectura realizó en temprana edad en las Vidas Paralelas de Plutarco, obra que todo líder, y en general, toda persona, debería leer por la inmensa sabiduría que contiene, y por ser la que más a contribuido a forjar líderes y estadistas, en el mundo occidental, a partir del siglo II de nuestra era. En épocas como la nuestra en que tantas personas, en un momento dado emigran, buscando ambientes mejores, muchas veces lo que buscan afuera, lo podrían encontrar en el patrio suelo. Empero, los hilos del mundo y la retorta del mismo, son dirigidos por la ley de causa y efecto, y las cosas suelen ocurrir de la única manera en que deben hacerlo. Pero, las situaciones imperantes, permiten aflorar los líderes situacionales pertinentes, en tiempo oportuno, transmutando las situaciones en ventajosas, para gloria de unos y oprobio de otros menos dignos, pero, en beneficio del equilibrio de los pueblos involucrados. Aún en esto, existe la causalidad como maestra de vida que rige todo, donde cada quien cosecha lo mismo que siembra y es medido con la misma vara con que, previamente, midiera.


miércoles, 14 de septiembre de 2016

Soliloquio: EL PODER ESTÁ ADENTRO


(Leer como si fueran sus propios pensamientos).

Soliloquio:
EL PODER ESTÁ ADENTRO

Del libro: LA ETERNA LUZ.
Autor: ©Giuseppe Isgró C.


El retiro espiritual puedo hacerlo, diariamente, en la quietud de mi hogar u otro sitio de mi preferencia. Bastan algunos minutos o una hora diaria, durante los cuales relajo el cuerpo desde los dedos de los pies hasta la cabeza, luego visualizo escenas de calma en la naturaleza, como un lago, un bosque, o una playa y en ese ambiente de quietud mental y espiritual, me conecto con Dios, formando un centro de unión con Él, canalizando su luz, amor, sabiduría, poder, armonía y orden.
Mi mente interior, por su propio potencial o por medio de la comunicación telepática con la fuente que contiene la información o de la conexión con la mente divina, tiene la capacidad de dar la respuesta a toda pregunta que yo le formule, respondiendo, siempre, al qué, al cómo, al cuándo, al dónde, al quién y al por qué. Es posible que la respuesta requiera su tiempo para manifestarse, pero, oportunamente, siempre se manifiesta si persisto con confianza y desapego en la búsqueda.
Cada día aprendo a confiar más y mejor en este poder interior conectado con Dios. Siempre ha satisfecho mis expectativas, aún las más exigentes y profundas que se puedan imaginar; por lo menos, esa es mi apreciación personal. Al armonizar con el Supremo Hacedor y Dador de todo, ordeno mi vida y fluye en mí la luz, la abundancia, el amor, la gratitud y el poder creador, por cuanto, al igual que todos, yo soy un ser co-creador con Dios, en continua cooperación con la vida activa del Planeta y del Universo.
Como es adentro es afuera, expresa la Ley cósmica. Lo que hoy existe en el Planeta fue antes pensado por alguien, cuya idea captó del entorno cósmico y asumió el reto de llevar a cabo sus concepciones creativas.
Cada día, en la quietud interior del ser humano, se va gestando el inicio de los nuevos avances que traerán mayor bienestar y paz a la humanidad.
Si quiero un mundo mejor, debo cultivar la paz mentalmente, y visualizar el planeta en armonía, orden, bienestar y paz.
Si anhelo una vida de mayor prosperidad, es preciso aceptar la abundancia en la quietud interior y abrir los canales mentales para su manifestación en el aquí y ahora.
Es preciso exteriorizar toda la nobleza que reside en mi ser para construir un mundo de acuerdo a los elevados ideales del Supremo Arquitecto.
Antes que crecer exteriormente es preciso hacerlo interiormente.
Cuando anhelo resolver alguna situación, la respuesta se encuentra en mi ser interno y la fuerza para culminarla, exitosamente, también.
Aquieto mi ser más y mejor. Confío en la vida y en mí; en todo busco el bien y éste viene a mi encuentro. Mi pensamiento tiene el poder de atraer a mi vida lo que deseo, de acuerdo con la voluntad divina y en armonía con todos y repeler lo que no deseo, en cumplimiento de la ley de aislamiento cósmico. Lo que siembro en mi mente, cosecho en la vida.
Mantengo firme la decisión de alcanzar la realización de mi misión en la vida y el éxito en todos los objetivos personales y profesionales, que, en cada etapa existencial, me propongo.
Encuentro y conservo mi lugar creativo en la vida, desde el cual brindo y recibo ayuda, con afecto, fervor y gratitud.
Puedo si creo que puedo, en cada caso, en armonía con el plan del universo.
**
CÓMO UTILIZAR MI POTENCIAL INTERIOR:
En temprana edad aprendí a escuchar con respeto y humildad para detectar las oportunidades de recibir conocimientos y aprender de todos, en forma gradual. La misma vida me va presentando a quienes ejercen las funciones pedagógicas y las enseñanzas que, en cada etapa, requiero, oportunamente, casi siempre de donde menos pienso o espero, y, muchísimas veces, sin que la persona que me transmite la información se de cuenta del bien que me ha proporcionado. El mecanismo de la vida refleja una sabiduría que me emociona profundamente.
Siempre he sentido el impulso interior de ir a las fuentes fundamentales de conocimiento de la humanidad, las cuales constituyen un patrimonio común de todos. Opino que, aislarse, restringiéndose a un solo grupo o corriente de pensamiento me privaría de esa visión universal que caracteriza a los grandes pensadores y maestros de todos los tiempos.
Cada época y civilización generó una visión que es preciso conocer y calibrar lo que le inquietó y motivó en su búsqueda de la eterna sabiduría; cómo afrontaron los retos de su tiempo y superaron los obstáculos que las circunstancias que imperaban les antepusieron como pruebas existenciales y cómo, en el curso de los siglos, van apareciendo nuevos pensadores que retoman el hilo de la gran conversación universal donde la dejaron los antecesores.
Entrelazar estos eslabones del conocimiento, aparte de ser apasionante, me permite montarme sobre hombros de gigantes –en la expresión de Newton- y ver más lejos, en el espacio y tiempo, de lo que podría hacerse sin el concurso del aporte dado por las generaciones anteriores.
Es cierto, todo está en el propio interior en estado de potencialidad; pero, es preciso sacarlo al exterior en obras útiles a la humanidad, aprovechando el aporte de los maestros precedentes, por cuanto, donde ellos terminaron, empieza la propia labor y, oportunamente, la iniciación espiritual, en el ser interior, complementa la preparación obtenida por la enseñanza transmitida por ellos. Estoy consciente de que, en cada área de estudio, oportunamente, aparecen los respectivos maestros espirituales que guían y orientan el propio plan de estudios, según la inquietud, el grado de conciencia evolutiva y el área respectiva del conocimiento objeto del propio interés.
Comprendo que es imperativo poseer la visión y la vocación de profundizar en la sabiduría universal de todos los tiempos y países, la de continuar la obra de quienes me han precedido en el camino evolutivo y resolver las incógnitas que han quedado para los tiempos actuales y anticipar soluciones factibles para las del futuro, luego de haber percibido, en la conciencia, su existencia.
Abro la mente a todo el conocimiento posible, en forma gradual, un poco cada día. Una idea nueva por semana en un año habrá ampliado mi visión con 52; en diez años, con 520, y así sucesivamente.
Con pequeños pasos de ascensos graduales en el conocimiento, casi sin percatarme, en pocos años, habré consolidado una visión intelectual y espiritual de la vida que, cuando toque potenciar nuevos estados de iluminación por medio de la meditación, esas percepciones interiores podrán ser mejor comprendidas, asimiladas y aprovechadas para optimizar la obra en que participo en mi actual ciclo existencial.
Siempre he tenido la amplitud mental para estudiar el conocimiento que cada corriente de pensamiento ofrece y tengo un absoluto respeto por las creencias que cada ser humano, en un momento dado, posee de acuerdo a su estado de conciencia. Empero, muchas veces observo que, en muchos de estos grupos se requiere impartir la respectiva enseñanza respetando la libertad de pensamiento e ideas, -libre albedrío- exenta de manipulaciones diversas. Una gota no es el océano y quien busca éste no puede conformarse con aquella, pese a que, en esencia, lo contenga.
Cuando transmito mis experiencias, procuro hacerme cargo mental del efecto probable de mis palabras ya que, comprendo que las personas requieren tiempo suficiente para pasar de un estado de conciencia a otro y me limito a hacer las respectivas sugerencias dejando en libertad, a la persona, que siga su camino libremente, de la misma manera en que me gusta que los demás lo hagan conmigo. Sé, también, que algunas personas, en forma momentánea, estiman innecesaria toda interferencia exterior o ayuda por considerar satisfechas sus necesidades. Respeto dicho criterio. El estudiante debe manifestar su deseo de recibir la enseñanza respectiva y buscar la fuente correspondiente y el maestro pertinente. Lo demás lo lleva a cabo la vida, -gran pedagoga universal y eterna-.
Afirmación:
Amplio mi perspectiva y visión de la vida y del conocimiento, aceptando todas las fuentes que puedan contribuir a mi crecimiento personal, profesional y espiritual.
Desarrollo mi potencial interior y las facultades espirituales, psíquicas, mentales y físicas que poseo y alcanzo un nivel de aprovechamiento cada día mejor en todas las áreas y dimensiones en que me desenvuelvo.
Aprendo, cada día más y mejor, a percibir mi verdadero ser espiritual y a tener conciencia de mi misión cósmica en el eterno presente y a cumplir el rol que me está asignado, en cada etapa, en el quehacer universal y en el día a día.
Percibo, claramente, que vivo en Dios y que Él tiene un plan de vida para mí, en el aquí y ahora; percibo, en cada época, cuál es ese plan y lo cumplo a cabalidad.
Perfecciono mi ser de acuerdo al ideal divino o expectativa que Dios tiene de mí. Así sea; así será; hecho está.

MEDITACIÓN:

Me interiorizo de la siguiente manera:
• Entro en conexión con la Inteligencia Infinita del Universo. (Tres veces)
• Ahora, estoy ya en conexión con la Inteligencia Infinita del Universo. (Tres veces)
• Voy a permanecer en este estado de conexión con la Inteligencia Infinita del Universo, durante quince minutos.
• Conservo pleno control sobre todas mis facultades físicas, mentales y espirituales.
• Visualizo una rueda de luz blanca en movimiento.
• Me pregunto tres veces:
I. ¿Quién soy yo? 
II. ¿Quién soy yo?
III. ¿Quién soy yo?
• Repito ahora, tres veces:
I. Yo soy.
II. Yo soy.
III. Yo soy.
Espero y observo.
Realizo esta meditación cuantas veces experimento el deseo interior de llevarla a cabo. Aparte de percibir, mentalmente, una probable cadena de rostros que significan ciclos de vida anteriores y de obtener estados de conciencia e iluminación como respuesta a la pregunta, experimento una gran quietud y paz mental y espiritual al compenetrarme más íntimamente con la verdadera esencia de mi ser o personalidad del alma.
Todo el conocimiento de mis vidas anteriores reside en mi archivo espiritual –en el alma-, el cual, si bien dejo de recordar en el plano objetivo por no haber sido mi cerebro físico actual quien registró el mismo, la evolución alcanzada se manifiesta, en este ciclo de vida, como estados de conciencia o visión de las cosas, percepción intuitiva que no es otra que mi capacidad innata o aptitudes naturales, en cierta manera, los dones que poseo y que, en forma personal he desarrollado en mis vidas anteriores hasta alcanzar el presente nivel.
La interiorización y la meditación permiten desarrollar una mejor percepción y unificación de los citados estados de conciencia en relación a mi propio ser y todo lo que me es inherente en la vida.
Sigo siempre adelante.


sábado, 27 de agosto de 2016

MEDITACIÓN POR LA PAZ EN VENEZUELA EL DÍA 01 DE SEPTIEMBRE DE 2016: -Que este día sea de paz, respeto, justicia y amor, y también, de perdón-.



MEDITACIÓN POR LA PAZ EN VENEZUELA
EL DÍA 01 DE SEPTIEMBRE DE 2016: 
HORARIO: 1) 5:00 a 7:00 AM; 2) 12:00 a 1:00 pm
3) 6:00 pm; y 4) 10:00 a 12:00 pm
-Que este día sea de paz, respeto, justicia y amor, y también, de perdón-.
-Sea nuestro lema: 
Que la Divinidad ilumine y guíe por el camino de la justicia y el amor a todos los líderes de Venezuela y del Planeta Tierra. Así sea. 

LA REALIDAD, PRIMERO SE CONSTRUYE A NIVEL MENTAL; millones de personas meditan cada jueves –y diariamente- por la paz del Planeta.
Visualicemos cada día lo que anhelamos y se hará realidad. Las mentes unidas en un propósito de bien común constituye una potencia invencible que logra todo cuanto se  propone.  Pero, cuidado, somos responsables de nuestras creaciones mentales; no involucremos  a ninguna persona en las visualizaciones; dejemos que Dios trabaje en la conciencia de cada quien, por cuanto Él es el Supremo Pedagogo. Pero, visualicemos –unidos- lo que es el anhelo íntimo común de cada ser para que exista un mundo mejor; para todo ser humano y cada ser de los cuatro reinos naturales. Esa condición perfecta existe aquí y ahora; manifestémosla ya.
Sea nuestro mantra común: -PERFECTO BIENESTAR Y RESPETO A TODOS LOS DERECHOS Y DEBERES, AQUÍ Y AHORA.  Repítalo diez o veces al día,  o más si quieres.

Busca un lugar tranquilo; haz tres respiraciones profundas y reten el aliento, con pulmones llenos, contando  mentalmente, veinticinco, al exhalar la tercera vez,  muy lentamente, cierra suavemente los ojos y afirma, mentalmente:
·                  “Estoy en relajación perfecta. (Tres veces). Aquí y ahora voy a meditar durante diez minutos por el bienestar, armonía, progreso, perfecta justicia y respeto en Venezuela”.
·                  -“Bendigo a Venezuela y a toda persona que vive en Venezuela y suelto la carga que hay en Venezuela y la de cada persona, en el Dios que hay dentro de mí y en el Dios que hay en cada persona”-.
Ahora, visualiza a Venezuela envuelta en un círculo de luz –luminosa o blanca-, como quieras; luego afirma:
Venezuela es de Dios y de todos nosotros. Dios protege a Venezuela y a toda persona que vive en Venezuela.
Dios envuelve a Venezuela y a toda persona que vive en Venezuela en un círculo de luz divina y les guía por senderos de paz, prosperidad, justicia y respeto, aquí, ahora y siempre.
El perfecto orden divino y la armonía universal se establecen en Venezuela y en cada una de las personas que viven –y vivimos en Venezuela-  aquí y ahora. Hecho está, ahora y siempre.
Ser Universal, –ELOÍ-, en tus manos confiamos a Venezuela y a toda persona que vive en Venezuela, que en la conciencia de todos fluya la luz, la sabiduría, la responsabilidad y el respeto a todos los derechos y deberes.
Que Tus designios, Ser Universal, –ELOÍ-, en relación a Venezuela y a toda persona que vive en Venezuela, se cumplan aquí y ahora de acuerdo a Tus planes cósmicos.
Ser Universal, –ELOÍ-, transmuta, aquí, ahora y siempre, a Venezuela y a toda persona que vive en Venezuela, en su estado ideal y perfecto de acuerdo a tus planes cósmicos.
Pido, aquí y ahora, a la Justicia Divina, y al Ser Universal, –ELOÍ-, que siempre exista una ARMONÍA PERFECTA en Venezuela y un correcto  respeto por los todos los derechos de toda persona.
Afirmo y Decreto, que aquí y ahora existe en Venezuela una ARMONÍA PERFECTA y siempre existirá una ARMONÍA PERFECTA en Venezuela, en armonía con todos. Hecho está.
Afirmo que Venezuela es el mejor país del mundo y siempre será el mejor país del mundo, en armonía con todos.
Dejo que Dios se exprese en mi conciencia, aquí y ahora y suelto a Venezuela, a este hombre, a esta mujer y a todo ser que vive en Venezuela, ahora y siempre. Hecho está.
Suelto a Venezuela y a toda persona que vive en Venezuela, en el Dios que hay en mí y en el Dios que hay en cada una de las personas que viven en Venezuela. Hecho está.

ESTA ES UNA MEDITACIÓN MUY PODEROSA Y EFECTIVA.
EL MANTRA PARA REPETIRLO CIEN VECES –O MÁS AL DÍA: -RESPETO Y SUELTO A VENEZUELA-.

SI LA REALIZAS, EFECTOS POSITVOS SE MANIFIESTAS EN TU VIDA Y EN LA VIDA DE TODA PERSONA QUE VIVE EN VENEZUELA Y POR EFECTOS DE LA RESONANCIA MÓRFICA, EN TODO EL PLANETA. SI NO LA REALIZAS, NO PASA NADA, CON SOLAMENTE HABERLAS LEÍDO, YA HAS CREADO LAS CONDICIONES POSITIVAS PARA VENEZUELA, PARA TODA PERSONA QUE VIVE EN VENEZUELA Y PARA TI Y LOS TUYOS.
SIENTE LA CONFIANZA DE QUE LA JUSTICIA DIVINA PROTEGE AL SER JUSTO Y DE QUE NADA SE MUEVE SIN LA VOLUNTAD DE DIOS.
NADA TEMAS; POR ENCIMA DEL HOMBRE ESTÁ DIOS Y SU PLAN DIVINO. SEAMOS NOSOTROS JUSTOS Y LA VERDADERA JUSTICIA ACTUARÁ EN NUESTRA VIDA TRAYENDO PAZ, ARMONÍA Y SEGURIDAD.
LA REALIDAD FÍSICA, PRIMERO SE CONSTRUYE A NIVEL MENTAL;
Visualicemos cada día lo que anhelamos y se hará realidad. Las mentes unidas e un propósito de bien común constituye una potencia invencible que logra todo lo que se cuanto se  propone.  Pero, cuidado, somos responsables de nuestras creaciones mentales; no involucremos  a ninguna persona en nuestras visualizaciones; dejemos que Dios trabaje en la conciencia de cada quien, por cuanto Él es el supremo pedagogo. Pero, visualicemos –unidos- lo que es el anhelo íntimo de cada ser para que exista un mundo mejor; una Patria común mejor para todo ser humano. Esa condición perfecta existe aquí y ahora; manifestémosla ahora, hecho está.

SEA NUESTRO MANTRA COMÚN:
-“PERFECTO BIENESTAR Y RESPETO, AQUÍ Y AHORA”. 
REPÍTALO CIEN VECES AL DÍA, O MÁS SI QUIERES.



Adaptación del libro: LA ETERNA LUZ, de ©Giuseppe Isgró C.
José Antonio Páez, El Ciudadano Ejemplar.
Simón Bolívar, El Libertador 
y Genio tutelar de América
La Justicia Divina
Después de toda noche oscura, llega su dorado amanecer. 
La hora, el minuto y el segundo, los decide  la Divinidad, 
por la Ley Cósmica.
El símbolo de la Paz
La justicia en la propia conciencia
La energía en movimiento: 
Hoy es un día de paz, amor, perdón, armonía 
y de manifestación de la justicia divina. Así sea. Hecho está.

Copyright Text

sábado, 24 de septiembre de 2016

LA SABIDURÍA DE CLEÓBULO


LA SABIDURÍA DE CLEÓBULO
©Giuseppe Isgró C.

Hidalgo, -dice Escudero, me gustaría que comentaras, hoy, los siguientes aforismos de Cleóbulo, el Líndico:

Él como guía de vida, sugirió:

a) -“Amar más el estudio que la ignorancia”.
Sin duda es muy acertada esta sugerencia, -Escudero, por cuanto nadie puede alcanzar logros que vayan más allá de hasta donde llega su conocimiento, experiencia y aptitudes. Para desarrollar estas tres importantes vertientes, cada ser precisa dedicarse al estudio constante de la vida, del universo y de las leyes, principios y valores universales que rigen las interrelaciones inherentes. Lo primero, Escudero, es necesario adquirir conciencia de lo que se ignora, en forma gradual, y esto es la misma vida en encargarse de proporcionarlo, diariamente, cuando la afrontamos. Constantemente nos antepone situaciones que nos obligan a la búsqueda del conocimiento adecuado del qué, del cómo, del cuándo, del dónde, del quién, del cuánto y del por qué. Además del razonamiento, por la lógica inductiva y deductiva, se obtienen percepciones intuitivas e inspirativas, que aportan la visión precisada, generando la energía creadora, para resolver cualquier circunstancia de turno, ad infinitum. Para ampliar la visión, se hace necesario aprovechar la experiencia de todos aquellos que nos han precedido en el camino, y de las mentes maestras de todos los tiempos. Con el estudio constante de la vida y obras de estos personajes, y del saber acumulado, en todo tiempo pasado, que nos pertenece, expandiremos la visión existencial, y profesional, que nos permiten encontrarle el sentido a la vida, en cada fase o etapa, en el eterno camino de retorno del ser individual al Ser Universal. Cuando se desarrolla el hábito del estudio, el placer de aprender, constantemente, es tan grande, que a cada instante se desea estudiar en el libro de la vida, y en todas las ciencias, filosofías y artes, como disciplina espiritual.
b) –“Que la lengua no sea maldiciente”:
Es preciso dominar, Escudero, el hábito de quejarse de todo y de todos, y someter los pensamientos, los sentimientos, las palabras y los actos al dominio del Espíritu bajo la égida de los valores universales, aceptando la realidad tal como es, viendo más allá de las apariencias y descubriendo la oportunidad oculta que nos presentan todas las situaciones de la vida diaria. Esto empieza con la depuración de los pensamientos y sentimientos, sintonizándolos con la polaridad positiva de los valores universales, con lo cual se canaliza la energía pertinente que vivifica en su fluir, atrayendo, como un imán, lo semejante a lo que se piensa, se siente, se imagina, se habla o hace. Lo que se expresa verbalmente, es precedido por los pensamientos y los sentimientos y los estados de conciencias y respectivas estaciones mentales. Hay que empezar por elevarlos, estableciendo la conexión con la Divinidad, que los purifica haciendo vibrar el propio ser a frecuencias más elevadas, con lo cual se comienza a expresar las palabras mesuradas, llenas de prudencia y sabiduría, haciéndose cargo del efecto probable que cada una de ellas produce en el oyente,. Las palabras, al igual que los actos, activan la ley del karma, y se es responsable de lo que se dice y de lo que se hace, si con ello se producen perjuicios a otras personas, ya que una lengua maldiciente, puede descalificar, perjudicando la reputación ajena. En cambio, con un verbo pulcro, positivo, imbuido de palabras nobles y llenas de sabiduría, se armoniza, estimula y produce un inmenso bien, cuya cosecha se revierte, en primer lugar, hacia el emisor. Y lo contrario, también es cierto. Por eso, Sidhartha Gautama, poco después de Cleóbulo, diría que, para erradicar la causa de la insatisfacción personal, era preciso pronunciar rectas y nobles palabras. Cuanto menos se sugiere expresar maldiciones, por los campos de fuerzas nocivos que crean alrededor de quien las pronuncia, abriendo canales de conexión de seres de análoga condición mental y espiritual. Es preciso sustituirlas por bendiciones, con lo cual se antepone barreras positivas a la canalización de fuerzas poco deseables, facilitando las positivas. Centrar, en forma inmediata, la mente en la Divinidad, mediante el constante recuerdo de su nombre, repitiéndolo hasta sentir la conexión y la canalización de fuerzas elevadas, que aportan el pleno dominio de los pensamientos y sentimiento, y el equilibrio mental y espiritual.
c) –“Ser familiares a las virtudes y extraños del vicio”:
Todos los sabios a lo largo de la historia humana, y las principales doctrinas de cada país y época, han señalado la importancia del recto camino, es decir: Vivir de acuerdo con las leyes de la naturaleza y regidos por los valores universales del amor, de la prudencia, del justicia, de la fortaleza, de la templanza y de la belleza. Solamente enmarcando los pensamientos dentro de los parámetros de los valores universales, se puede vivir una vida virtuosa, practicando todas las virtudes. La vergüenza, el decoro, el pudor y el deber, como maestros de vida, inhiben a cada ser, de transcender los límites de la virtud.
d) –“Huir la injusticia: En la conciencia de cada ser existe impreso el libro de vida, con una hoja de cálculo, donde se registran los pensamientos, los sentimientos, las palabras y los actos. Los dos primeros, activan la ley de atracción, atrayendo a la propia vida lo semejante a lo que se piensa o siente. Pero, las palabras y los actos, activan a la ley del karma, y se es responsable de toda palabra y acciones injustas, debiéndose compensar todo efecto nocivo inherente. Si hay que pagar las consecuencias de las acciones injustas, a qué sirve incurrir en ellas? Pero, una cosa tan sencilla, que hasta un niño la puede comprender, por qué, aún, queda tanto camino por recorrer para hacer que las personas sean justas y virtuosas? Se precisa, Escudero, educar a los niños en los valores universales, compenetrándolos de la sabiduría que les es inherente, para que le sirva como guía de vida, en los pensamientos, sentimientos, palabras y actos. Si educamos a las nuevas generaciones con los valores universales, pronto tendremos a una humanidad justa y perfecta.
e) –“Aconsejar a la Patria, lo mejor”:
Todo líder preparado con los valores universales, con una visión de estadista elevada, como la tenía, por ejemplo, el mismo Cleóbulo, y los demás sabios de Grecia, podrá percibir las metas a corto, mediano, largo y macro plazo, convenientes a las comunidades cuyos destinos rige, por determinado lapso. Es responsable del bien y del perjuicio que con sus acciones produce. Del primero, cosechará gloria; del segundo, su propia conciencia y sus contemporáneos, se encargarán de hacerle el reproche que le hará entrar en razón, experimentando la vergüenza pertinente. Es nuestra obligación contribuir a que la propia Patria sea algo mejor de cómo la hemos recibido. Cuando en un nuevo ciclo de vida se vuelve a la propia Patria, o en cualquier parte del Planeta Tierra, que es el hogar común, encontraremos el lugar mejor que ahora anhelamos. Por eso, si queremos un mundo mejor al que nos ha tocado vivir, es nuestro deber contribuir a su desarrollo de acuerdo a las propias posibilidades.
f) -“Refrenar los apetitos”:

Es preciso ser dueño y señor de sí mismo, 
comenzando por los pensamientos y sentimientos. Si se ejerce el pleno dominio de los mismos, se hará, también, con todos los actos de la propia vida. La templanza, la moderación, el autodominio, la frugalidad, la austeridad, la disciplina, permitirán mantener el pleno equilibrio en todos los actos de nuestra vida. Esto se refleja en la propia dignidad. El sentido de la auto-estima, conlleva el auto-respeto y el respeto por las demás personas, en la comunidad en que se vive. Por lo cual, lo primero que hay que elevar es el sentimiento de la propia dignidad, cultivando los valores esenciales, no traspasando jamás los límites impuestos por la vergüenza. Esto se traduce en una mejor salud física, mental y espiritual, y en el ejercicio de una vida plena y virtuosa.
g) –“No hacer cosa alguna por fuerza”:
Toda persona con elevado sentido de la propia dignidad, no desea obtener nada que le sea entregado ejerciendo determinado grado de fuerza o persuasión, que no sea el convencimiento natural de la otra parte. Prefiere, generalmente, declinar a recibir lo que le es debido, si debe recurrir a las acciones que trasciendan los límites de su auto-estima. Este mismo sentimiento, le impide que acepte realizar actos de acciones indebidas, por la manipulación, forzadas por amenazas veladas o abiertas. Se debe declinar la realización de cualquier acto cuya aceptación no haya sido valuada por un proceso de toma efectiva de decisiones, y sobre todo cuando el mismo esté reñido con el sentido de la justicia. Cada ser, en los cuatro reinos naturales, está dotado del libre albedrío, por lo cual al igual que se debe respetar la libertad de decisión de los demás, es necesario hacer respetar la propia libertad de decisiones, declinando con amabilidad, pero con firmeza, toda imposición impuesta por intereses de grupo, que no se ajuste a lo justo, con lo cual se gana el respeto de las personas con quienes se interactúa.
h) –“Instruir a los hijos”:
La mejor herencia es la educación, cosa clara, hoy en día, en la mayoría de los padres, por eso tanto esmero de que se cursen carreras universitarias en las mejores universidades del propio país y del mundo. Pero, la mejor educación de todas, es la de los valores, que deben ser enseñados por el ejemplo, ya que nadie puede dar lo que no tiene, ni pretender que los hijos sean virtuosos si a cada paso se les dan ejemplos contrarios. Hay que estimular a los hijos en las lecturas de biografías de hombres y mujeres ejemplares, que tanto modelan la vida de las nuevas generaciones. Ejemplo de este tipo de obra, son las Vidas Paralelas, de Plutarco, la Odisea, de Homero y El Quijote y las Novelas Ejemplares, de Cervantes, entre incontables otros.
i) –“Deshacer las enemistades”:
Una conducta virtuosa, en todo momento, se granjea la amistad de todas las personas, pese a las excepciones temporales. Depende del respeto que tengamos hacia los demás, de la cortesía y del trato justo: es decir, ejerciendo la justicia en los pensamientos, los sentimientos, las palabras y los actos, siendo leal, respetuoso, haciendo a los demás lo mismo que se quisiera recibir en idénticas situaciones, siempre dentro de la más estricta justicia y demás valores inherentes. Para eso, una disculpa a tiempo, o a posteriori, una compensación adecuada al perjuicio ocasionado, y sobre todo, no inmiscuirse en las cosas de los demás, ni permitir que los demás lo hagan con las propias, manteniendo cierta distancia, dentro de los parámetros de la digna convivencia, ya que el exceso de familiaridad, muchas veces, al final, se traduce en enemistades gratuitas. Siempre es importante limar las asperezas, o los resentimientos, si ello es posible, caso contrario, hay que despreocuparse, y dejar que el tiempo, oportunamente, en el perfecto de la Divinidad, aporte la armonía y el orden inherentes. Es preciso dejar de realizar tratos con personas belicosas, inseguras o con ausencia de valores, ya que, al final, se traducirán en conflictos y en enemistades inconvenientes. Hay personas, que si no lo hacen al inicio, lo realizan a la mitad, o al final, porque está en su misma naturaleza. Con tales personas, es menester mantenerse al margen y abstenerse de realizar tratos con ellas de todo tipo e índole, única manera de asegurarse una paz mental.
j) –“A la mujer ni halagarla ni reñirla delante de otros; porque lo primero indica demencia; y, lo segundo, furor”.
Esto, Escudero, se explica por sí mismo. Si alabas tu queso, querrán probarlo, y si lo descalificas, posiblemente, incitarás, igualmente a probarlo. Es mejor que sobre las cosas inherentes a la propia intimidad nadie tenga inherencia más allá de lo prudente para evitar sinsabores. Pero, en todo, debe imperar el respeto, la mesura y la expresión de la propia dignidad y auto-confianza, o seguridad personal, y el sentido de la propia importancia.
k) –“Que no se ha de reñir al doméstico cuando está embriagado, que si lo haces, parecerá más bien que lo insultas”:
No solamente, Escudero, al doméstico, sino a cualquier miembro de la familia, si tuviere ese hábito poco edificante. Cuando vuelva a su sano juicio, generalmente, la misma persona se disculpa, ya que, casi siempre conserva el recuerdo de cualquier exceso verbal o de acciones indebidas en que haya incurrido. En ese momento, según el caso, se aprovecha la oportunidad, con las maneras adecuadas, de hacerle las sugerencias pertinentes, o las amonestaciones a que hubiere lugar.
l) –“No rías del que es perseguido con burlas y contumelias, porque se te hará enemigo”:
La vida es un mecanismo lleno de sabiduría, donde cada ser, en los cuatro reinos naturales, tiene un objetivo fundamental, en cada fase de su existencia: Transmutar estados de conciencia a niveles más elevados y transformar la adversidad en oportunidades de crecimiento y triunfos, en tiempo oportuno. Esto determina que la manga de la sartén suele cambiar de manos y quien, en un momento dado se encontraba en situación de desventaja, puede, ahora, reubicarse en una posición de ventaja, respecto a los que, poco antes, les adversaban, o simplemente, le hostigaban, buscando perjudicarle. Tanto si de trata de un acto de justicia como de injusticia, por parte de la persona afectada, siempre al ser humano, y a cualquier otro ser de los cuatro reinos naturales, debe tratársele con respeto y consideración. Esta actitud respetuosa ejerce una influencia estimulante a la enmienda por parte de la persona involucrada, ya que, al descender por el camino de la ausencia de virtudes, o antivalores, la compasión, el sentido de la justicia, el trato humano, la bondad y la consideración, como si fuese un ser humano de elevadas condiciones morales, se le estimulará a ser como se le da a entender que es: un ser que no es más que la expresión de la Divinidad, en una fase poco favorable de su eterno camino de retorno. Pero, es una fase temporal, que la misma fuerza divina que reside en ella, le moverá hacia adelante, y un día, superada dicha etapa, aflorará lo que realmente es. Es importante mirarse en ese espejo, en el cual, en los incontables millones de existencias pasadas, muchos de nosotros hemos pasado por situaciones análogas, y seguramente, se volverán a tener bajones que superar, nuevamente, a niveles más elevados de conciencia. Por lo cual, con la misma vara con que se mide, se será medidos, y se probará la sopa del propio chocolate, para aprender a qué sabe, y de esta manera, ser más prudente la siguiente vez. Luego, el aforismo advierte en la posibilidad de hacerse de enemigos gratuitos, por la descortesía tenida con alguien que, pese a su condición, no ha realizado ningún perjuicio a los espectadores. Viendo más allá de las apariencias, ese ser humano, en condiciones tan desventajosas, no es más que uno de los rostros de la Divinidad que advierte a la comunidad de las miserias existentes en la sociedad, por ausencia de actos de justicia, de solidaridad y de amor, cuando se manifiestan cuadros de esa naturaleza. Significa que los líderes de turno y los que tienen la función de gobernar, a nivel local, nacional o mundial, no están cumpliendo, debidamente, su rol de contribuir a las condiciones de vida idóneas en sus respectivas localidades. En todo, y en estos casos también, se trata del respeto humano, del amor y de la compasión, y la actitud reflejada, en estas situaciones, indican lo que cada quien es, que puede ser peor el que se burla y hostiga, que el afectado.
m) –“En tus prosperidades no te ensoberbezcas, ni en las adversidades te abatas de ánimo”:
El largo camino de la vida tiene altos y bajos, y lo que importa es el promedio, o el resultado final, por el que cada quien será valuado. Todo éxito en un momento dado no deja de ser temporal y el logro obtenido, un adelanto que deberá ser utilizado con prudencia, acto seguido, cuando se le requiera. Si la persona se envanece, dejará de ver su siguiente meta y se puede extraviar, tomando sendas diversas a las convenientes. Por lo cual, el desapego del logro, permitirá conservar la prudencia, preparándose para la siguiente fase, oportunamente, sin pérdida de tiempo, ya que la vida, ya tiene preparada la nueva misión que habrá de afrontar. La persona prudente, conserva un estado anímico estable tanto en la prosperidad como en la adversidad, ya que para ella, su estado mental es de prosperidad en toda situación. Unas, las ventajosas, les presentan la oportunidad de optimizar sus recursos: aptitudes, experiencias, capital integral, y cualquier otro del cual disponga. Otras, las adversas, le demuestran que su poder es el mismo en toda circunstancia, y le permiten transmutar en ventajosas toda situación poco favorable, que no es más que la máscara que, bajo la modalidad de problemas por resolver, esconden la oportunidad de aportar bienes o servicios, y forjar ocasiones de riqueza y de crecimiento. En ambas situaciones, se cumplen funciones de servicio a la comunidad, con la Divinidad, y consigo mismo, como una asunción de responsabilidad cósmica, o como suele decirse, en el argot gerencial moderno, de responsabilidad social. El camino de la vida es un eterno retorno del ser individual al Ser Universal, por lo cual, pararse en un tramo del mismo para vanagloriarse de un éxito relativo, y temporal, no es más que estancarse, quedándose rezagado de otros que le adelantarán. La vida sigue adelante sin pararse.
n) –“Aprende a sufrir y a soportar con fortaleza los reveses de la fortuna”:
Las personas que han alcanzado grandes éxitos, en su vida, muchas veces lo han hecho después de incontables número de intentos fallidos, que le demostraban que no era por ese camino por el que debía andar. Una puerta cerrada indica que se está abriendo otra, en algún lugar; es preciso buscarla, verla y entrar por ella, empezando esa nueva senda. El desapego de los resultados permite seguir adelante con la atención puesta el triunfo final, sin importar el número de veces que se actúa en la búsqueda del resultado. Es preciso que la persona establezca una curva de resultados, del tiempo factible dentro del cual es posible, estadísticamente hablando, la obtención del logro apetecido. Después de lo cual, mientras más tiempo transcurra, más cerca se estará de los resultados. Lo importante es no abandonar a mitad de camino, ya que, cuando las situaciones se ponen menos fáciles, es cuando más cerca se encuentra, cada quien, de transmutar las situaciones de desventaja en ventajosas, mudando la noche en día y surgiendo las coincidencias que aportan los logros apetecidos. Oportunamente, el poder potencialmente infinito del cual se dispone, permite superar cualquier fase existencial, en el tiempo perfecto de Dios. Toda situación que se afronta en la vida es una oportunidad de aprendizaje y crecimiento personal, además de potenciar la expresión de la propia fortaleza, templanza, prudencia, sentido de la justicia, belleza y equilibrio. La serenidad, la calma imperturbable, la impasibilidad, la confianza plena y el entusiasmo, afloran en la faz el ser que está consciente de que su estado de ánimo debe permanecer inalterable en los altos y bajos de la vida, centrando su atención en la Divinidad, deleitándose en su contemplación, ya que ella es la Dadora de todo, y lo que envía, en un momento dado, por la ley cósmica, es lo que conviene, en esa fase de desarrollo espiritual y humano.
o) –“Hay que reverenciar al Padre”:
El padre, y la madre, son los seres por los cuales hemos accedido a la fase física de la existencia. Ello forma parte de un plan de vida elaborado previamente, a nivel de pre reencarnación, por factores kárminos, o de afinidad, por querer realizar objetivos comunes. Pese a que los padres cumplen un rol, siguiendo, posteriormente, los hijos, sus propios caminos, sin apego, el respeto, el amor, la consideración, el apoyo que se les de, es una retribución insignificante por todo lo que los padres realizan por cada uno de sus hijos, que no podrían enumerarse, en un momento dado. Aún cuando no exista una gran afinidad, por las circunstancias kárminas de vidas anteriores, siempre el respeto, la consideración, el afecto y el amor, deben expresarse, generosamente, ya que se siembra, ahora, lo que se cosechará en el futuro, como aprendizaje de vida. Esto siempre se ha venido repitiendo desde incontable número de generaciones anteriores, y los antiguos percibieron, en esto, una profunda sabiduría. En los casos en que los padres y los hijos sean viejos amigos, o afines de incontables número de vidas anteriores, esa reverencia y afecto recíprocos se expresan mutuamente, en forma espontánea, sin esfuerzo alguno. Es que el amor que impera entre los seres, por la afinidad, por la amistad y por el sentimiento de justicia que rige el Espíritu de conciencia elevada, aflora con naturalidad. Aún en los seres de menor progreso espiritual, la afinidad permite que emerjan sentimientos de reverencia hacia los padres, espontáneamente. Empero, en todos los casos, los afines se juntan entre sí. Es preciso, como un acto de justicia, rendir tributo afectivo a los seres que tanto han dado por nosotros, como son los propios padres.
p) –“O, instruido en muchas cosas, o, en ninguna”:
La misión cósmica de cada ser, en los cuatro reinos naturales, es la percepción total de la sabiduría de los atributos divinos y/o valores universales, bajo cuyos parámetros regir las acciones de aprendizaje, ejercicio y magisterio de la verdad universal y de la práctica de todas las virtudes, en el eterno camino de retorno del ser individual al Ser Universal. Esto significa, que, es imperativo aprender, adquiriendo la experiencia integral, en todas las vertientes y variantes, sin límites de ninguna índole, como un mandato de la Divinidad. Es una misión eterna e infinita. Por supuesto, jamás se logrará alcanzar un límite, por cuanto siempre se encontrará un más allá en progreso y elevación de estados de conciencia. En una fase humana, la especialización, necesaria, en algunos casos, temporalmente hablando, o en forma parcial, a nivel profesional, no deja de ser limitante en el desarrollo de la propia visión. Es por esto, que la persona exitosa integralmente, se forma, a nivel profesional, conociendo lo más posible todas las áreas inherentes a su campo de acción. Luego, al mismo tiempo, precisa formarse una visión global de la vida, de sus valores universales, de sus leyes y principios, de las ramas de culturas inherentes a todo tiempo y país, para formarse una visión amplia, como bagaje humano, que permita encontrarle el sentido a la vida. Esto permite vivir una vida con propósitos esenciales acordes con las leyes cósmicas impresa en la conciencia, en perfecta armonía con los valores universales o atributos divinos. Los líderes, para serlo, precisan tener una visión capaz de orientar a sus cooperadores. Para esto, requieren estudiar a fondo todas las áreas del saber, de todas las épocas, para percibir las lecciones del pasado, comprender el presente y proyectar el futuro. El campo es extenso: La historia, la economía, los clásicos, la gerencia, la psicología, la filosofía, la axiología, o ciencia de los valores, el markenting, las ciencias, las tecnologías inherentes a su propio campo y otros interrelacionados, las biografías de los grandes hombres y mujeres, el Derecho, y las legislaciones vigentes, en cada país. Es decir, hay que conocerlo todo, gradualmente, única manera de que la propia opinión pueda ser tomada en cuenta en situaciones trascendentales.
q) –“Sobreponte al placer”:
Tanto el placer como el dolor, son maestros de la vida, y generalmente, van junto. El placer permite realizar actividades que lo produzcan, evitando el segundo. Pero, el exceso de placer, en determinado grado, produce su opuesto, el dolor. El dolor, a su vez, permite descubrir las causas que lo producen, y a evitarlas, para que no se vuelva a producir, ya que todo obedece a la ley de causa y efecto. Si hay un efecto doloroso, es porque existe una causa que lo produce. De nada sirve paliar el dolor, si no se quita la causa. Quitando la causa, el efecto desaparece por sí solo. El placer y el dolor, el dulce y el amargo, el bien y el mal, la noche y el día, la luz y la oscuridad, el amor y el odio, el éxito y la ausencia del mismo, entre tantos otros, son instrumentos de la ley cósmica que permiten el aprendizaje y la obtención de la experiencia, el conocimiento y el desarrollo de las propias aptitudes, es decir, la capacidad perceptiva, comprensiva y realizadora de la verdad y de la virtud. La fortaleza, la templanza, la prudencia, la belleza, la justicia y la armonía, permiten mantener el perfecto equilibrio en todo, dominando la ley de polaridad, imperando el justo medio en todo, o la polaridad positiva, pese a los vaivenes del movimiento pendular, que es preciso dominar como aprendizaje fundamental, ejerciendo la práctica de las virtudes, y el magisterio de la verdad, enseñando con el ejemplo.
r) –“Da gracias a la suerte”:
Detrás del término suerte, se esconde un mundo de causalidades, que determinan el éxito final en toda acción humana. Es que, cada quien forma parte de un todo en cuyo propósito común y universal, todos cooperamos. La ley de la vida es el triunfo en todo, aunque requiera su esfuerzo alcanzarlo. Es un esfuerzo, inicialmente, de preparación, estudios, experimentación, para adquirir experiencia, desarrollando aptitudes, percibiendo los puntos menos fuertes para transmutarlos en fortalezas, y anteponiéndose objetivos, con cuyo logro se da un aporte al conjunto, o entrono en que se vive. Ese objetivo de aportar bienes y servicios, se corresponde con la ley de oferta y demanda cósmicas, en todos los ámbitos existenciales. Es decir, el entorno universal está interesado en el propio éxito de cada quien, ya que su aporte llena una necesidad, y es precisado por alguien. De manera que, cuando, finalmente, el propio servicio o bien, es requerido por alguien, adquiriéndolo, implicando un éxito, que pareciera un factor de suerte, en la misma se expresaron un conjunto de causalidades que la produjeron. Aún así, es preciso mostrar gratitud, y expresarla, ya que, en el intervalo se recibió la ayuda de un incontable número de seres que hicieron factible dicha manifestación de éxito. La gratitud es un imán que atrae a la propia existencia un mayor número de cosas análogas por las cuales se efectúa. Hay que expresar, también, las gracias anticipadas por la suerte, y/o el éxito que se espera obtener en la realización de objetivos en curso, o por situaciones en espera de solución.
s) –“Considérate en paz con el amigo de tu pueblo”. (Parafraseado). También, enemigo de quienes los son de la propia Patria, tanto foráneos como internos. De de ambas clases podrían existir, en un momento dado. Esto lo plantearon tanto Cleóbulo como Solón, en su época, expresando que nadie debía permanecer con indiferencia ante una invasión de enemigos de la Patria. También lo hizo Simón Bolívar, en su Decreto de la Guerra a muerte, ya que, en la época de la contienda por la Independencia Latinoamericana, mucha gente no sabía a que bando pertenecía, por ser, realmente, una guerra civil entre fraternos seres, en esencia. Bolívar se inspiró en Solón, cuya lectura realizó en temprana edad en las Vidas Paralelas de Plutarco, obra que todo líder, y en general, toda persona, debería leer por la inmensa sabiduría que contiene, y por ser la que más a contribuido a forjar líderes y estadistas, en el mundo occidental, a partir del siglo II de nuestra era. En épocas como la nuestra en que tantas personas, en un momento dado emigran, buscando ambientes mejores, muchas veces lo que buscan afuera, lo podrían encontrar en el patrio suelo. Empero, los hilos del mundo y la retorta del mismo, son dirigidos por la ley de causa y efecto, y las cosas suelen ocurrir de la única manera en que deben hacerlo. Pero, las situaciones imperantes, permiten aflorar los líderes situacionales pertinentes, en tiempo oportuno, transmutando las situaciones en ventajosas, para gloria de unos y oprobio de otros menos dignos, pero, en beneficio del equilibrio de los pueblos involucrados. Aún en esto, existe la causalidad como maestra de vida que rige todo, donde cada quien cosecha lo mismo que siembra y es medido con la misma vara con que, previamente, midiera.


miércoles, 14 de septiembre de 2016

Soliloquio: EL PODER ESTÁ ADENTRO


(Leer como si fueran sus propios pensamientos).

Soliloquio:
EL PODER ESTÁ ADENTRO

Del libro: LA ETERNA LUZ.
Autor: ©Giuseppe Isgró C.


El retiro espiritual puedo hacerlo, diariamente, en la quietud de mi hogar u otro sitio de mi preferencia. Bastan algunos minutos o una hora diaria, durante los cuales relajo el cuerpo desde los dedos de los pies hasta la cabeza, luego visualizo escenas de calma en la naturaleza, como un lago, un bosque, o una playa y en ese ambiente de quietud mental y espiritual, me conecto con Dios, formando un centro de unión con Él, canalizando su luz, amor, sabiduría, poder, armonía y orden.
Mi mente interior, por su propio potencial o por medio de la comunicación telepática con la fuente que contiene la información o de la conexión con la mente divina, tiene la capacidad de dar la respuesta a toda pregunta que yo le formule, respondiendo, siempre, al qué, al cómo, al cuándo, al dónde, al quién y al por qué. Es posible que la respuesta requiera su tiempo para manifestarse, pero, oportunamente, siempre se manifiesta si persisto con confianza y desapego en la búsqueda.
Cada día aprendo a confiar más y mejor en este poder interior conectado con Dios. Siempre ha satisfecho mis expectativas, aún las más exigentes y profundas que se puedan imaginar; por lo menos, esa es mi apreciación personal. Al armonizar con el Supremo Hacedor y Dador de todo, ordeno mi vida y fluye en mí la luz, la abundancia, el amor, la gratitud y el poder creador, por cuanto, al igual que todos, yo soy un ser co-creador con Dios, en continua cooperación con la vida activa del Planeta y del Universo.
Como es adentro es afuera, expresa la Ley cósmica. Lo que hoy existe en el Planeta fue antes pensado por alguien, cuya idea captó del entorno cósmico y asumió el reto de llevar a cabo sus concepciones creativas.
Cada día, en la quietud interior del ser humano, se va gestando el inicio de los nuevos avances que traerán mayor bienestar y paz a la humanidad.
Si quiero un mundo mejor, debo cultivar la paz mentalmente, y visualizar el planeta en armonía, orden, bienestar y paz.
Si anhelo una vida de mayor prosperidad, es preciso aceptar la abundancia en la quietud interior y abrir los canales mentales para su manifestación en el aquí y ahora.
Es preciso exteriorizar toda la nobleza que reside en mi ser para construir un mundo de acuerdo a los elevados ideales del Supremo Arquitecto.
Antes que crecer exteriormente es preciso hacerlo interiormente.
Cuando anhelo resolver alguna situación, la respuesta se encuentra en mi ser interno y la fuerza para culminarla, exitosamente, también.
Aquieto mi ser más y mejor. Confío en la vida y en mí; en todo busco el bien y éste viene a mi encuentro. Mi pensamiento tiene el poder de atraer a mi vida lo que deseo, de acuerdo con la voluntad divina y en armonía con todos y repeler lo que no deseo, en cumplimiento de la ley de aislamiento cósmico. Lo que siembro en mi mente, cosecho en la vida.
Mantengo firme la decisión de alcanzar la realización de mi misión en la vida y el éxito en todos los objetivos personales y profesionales, que, en cada etapa existencial, me propongo.
Encuentro y conservo mi lugar creativo en la vida, desde el cual brindo y recibo ayuda, con afecto, fervor y gratitud.
Puedo si creo que puedo, en cada caso, en armonía con el plan del universo.
**
CÓMO UTILIZAR MI POTENCIAL INTERIOR:
En temprana edad aprendí a escuchar con respeto y humildad para detectar las oportunidades de recibir conocimientos y aprender de todos, en forma gradual. La misma vida me va presentando a quienes ejercen las funciones pedagógicas y las enseñanzas que, en cada etapa, requiero, oportunamente, casi siempre de donde menos pienso o espero, y, muchísimas veces, sin que la persona que me transmite la información se de cuenta del bien que me ha proporcionado. El mecanismo de la vida refleja una sabiduría que me emociona profundamente.
Siempre he sentido el impulso interior de ir a las fuentes fundamentales de conocimiento de la humanidad, las cuales constituyen un patrimonio común de todos. Opino que, aislarse, restringiéndose a un solo grupo o corriente de pensamiento me privaría de esa visión universal que caracteriza a los grandes pensadores y maestros de todos los tiempos.
Cada época y civilización generó una visión que es preciso conocer y calibrar lo que le inquietó y motivó en su búsqueda de la eterna sabiduría; cómo afrontaron los retos de su tiempo y superaron los obstáculos que las circunstancias que imperaban les antepusieron como pruebas existenciales y cómo, en el curso de los siglos, van apareciendo nuevos pensadores que retoman el hilo de la gran conversación universal donde la dejaron los antecesores.
Entrelazar estos eslabones del conocimiento, aparte de ser apasionante, me permite montarme sobre hombros de gigantes –en la expresión de Newton- y ver más lejos, en el espacio y tiempo, de lo que podría hacerse sin el concurso del aporte dado por las generaciones anteriores.
Es cierto, todo está en el propio interior en estado de potencialidad; pero, es preciso sacarlo al exterior en obras útiles a la humanidad, aprovechando el aporte de los maestros precedentes, por cuanto, donde ellos terminaron, empieza la propia labor y, oportunamente, la iniciación espiritual, en el ser interior, complementa la preparación obtenida por la enseñanza transmitida por ellos. Estoy consciente de que, en cada área de estudio, oportunamente, aparecen los respectivos maestros espirituales que guían y orientan el propio plan de estudios, según la inquietud, el grado de conciencia evolutiva y el área respectiva del conocimiento objeto del propio interés.
Comprendo que es imperativo poseer la visión y la vocación de profundizar en la sabiduría universal de todos los tiempos y países, la de continuar la obra de quienes me han precedido en el camino evolutivo y resolver las incógnitas que han quedado para los tiempos actuales y anticipar soluciones factibles para las del futuro, luego de haber percibido, en la conciencia, su existencia.
Abro la mente a todo el conocimiento posible, en forma gradual, un poco cada día. Una idea nueva por semana en un año habrá ampliado mi visión con 52; en diez años, con 520, y así sucesivamente.
Con pequeños pasos de ascensos graduales en el conocimiento, casi sin percatarme, en pocos años, habré consolidado una visión intelectual y espiritual de la vida que, cuando toque potenciar nuevos estados de iluminación por medio de la meditación, esas percepciones interiores podrán ser mejor comprendidas, asimiladas y aprovechadas para optimizar la obra en que participo en mi actual ciclo existencial.
Siempre he tenido la amplitud mental para estudiar el conocimiento que cada corriente de pensamiento ofrece y tengo un absoluto respeto por las creencias que cada ser humano, en un momento dado, posee de acuerdo a su estado de conciencia. Empero, muchas veces observo que, en muchos de estos grupos se requiere impartir la respectiva enseñanza respetando la libertad de pensamiento e ideas, -libre albedrío- exenta de manipulaciones diversas. Una gota no es el océano y quien busca éste no puede conformarse con aquella, pese a que, en esencia, lo contenga.
Cuando transmito mis experiencias, procuro hacerme cargo mental del efecto probable de mis palabras ya que, comprendo que las personas requieren tiempo suficiente para pasar de un estado de conciencia a otro y me limito a hacer las respectivas sugerencias dejando en libertad, a la persona, que siga su camino libremente, de la misma manera en que me gusta que los demás lo hagan conmigo. Sé, también, que algunas personas, en forma momentánea, estiman innecesaria toda interferencia exterior o ayuda por considerar satisfechas sus necesidades. Respeto dicho criterio. El estudiante debe manifestar su deseo de recibir la enseñanza respectiva y buscar la fuente correspondiente y el maestro pertinente. Lo demás lo lleva a cabo la vida, -gran pedagoga universal y eterna-.
Afirmación:
Amplio mi perspectiva y visión de la vida y del conocimiento, aceptando todas las fuentes que puedan contribuir a mi crecimiento personal, profesional y espiritual.
Desarrollo mi potencial interior y las facultades espirituales, psíquicas, mentales y físicas que poseo y alcanzo un nivel de aprovechamiento cada día mejor en todas las áreas y dimensiones en que me desenvuelvo.
Aprendo, cada día más y mejor, a percibir mi verdadero ser espiritual y a tener conciencia de mi misión cósmica en el eterno presente y a cumplir el rol que me está asignado, en cada etapa, en el quehacer universal y en el día a día.
Percibo, claramente, que vivo en Dios y que Él tiene un plan de vida para mí, en el aquí y ahora; percibo, en cada época, cuál es ese plan y lo cumplo a cabalidad.
Perfecciono mi ser de acuerdo al ideal divino o expectativa que Dios tiene de mí. Así sea; así será; hecho está.

MEDITACIÓN:

Me interiorizo de la siguiente manera:
• Entro en conexión con la Inteligencia Infinita del Universo. (Tres veces)
• Ahora, estoy ya en conexión con la Inteligencia Infinita del Universo. (Tres veces)
• Voy a permanecer en este estado de conexión con la Inteligencia Infinita del Universo, durante quince minutos.
• Conservo pleno control sobre todas mis facultades físicas, mentales y espirituales.
• Visualizo una rueda de luz blanca en movimiento.
• Me pregunto tres veces:
I. ¿Quién soy yo? 
II. ¿Quién soy yo?
III. ¿Quién soy yo?
• Repito ahora, tres veces:
I. Yo soy.
II. Yo soy.
III. Yo soy.
Espero y observo.
Realizo esta meditación cuantas veces experimento el deseo interior de llevarla a cabo. Aparte de percibir, mentalmente, una probable cadena de rostros que significan ciclos de vida anteriores y de obtener estados de conciencia e iluminación como respuesta a la pregunta, experimento una gran quietud y paz mental y espiritual al compenetrarme más íntimamente con la verdadera esencia de mi ser o personalidad del alma.
Todo el conocimiento de mis vidas anteriores reside en mi archivo espiritual –en el alma-, el cual, si bien dejo de recordar en el plano objetivo por no haber sido mi cerebro físico actual quien registró el mismo, la evolución alcanzada se manifiesta, en este ciclo de vida, como estados de conciencia o visión de las cosas, percepción intuitiva que no es otra que mi capacidad innata o aptitudes naturales, en cierta manera, los dones que poseo y que, en forma personal he desarrollado en mis vidas anteriores hasta alcanzar el presente nivel.
La interiorización y la meditación permiten desarrollar una mejor percepción y unificación de los citados estados de conciencia en relación a mi propio ser y todo lo que me es inherente en la vida.
Sigo siempre adelante.


sábado, 27 de agosto de 2016

MEDITACIÓN POR LA PAZ EN VENEZUELA EL DÍA 01 DE SEPTIEMBRE DE 2016: -Que este día sea de paz, respeto, justicia y amor, y también, de perdón-.



MEDITACIÓN POR LA PAZ EN VENEZUELA
EL DÍA 01 DE SEPTIEMBRE DE 2016: 
HORARIO: 1) 5:00 a 7:00 AM; 2) 12:00 a 1:00 pm
3) 6:00 pm; y 4) 10:00 a 12:00 pm
-Que este día sea de paz, respeto, justicia y amor, y también, de perdón-.
-Sea nuestro lema: 
Que la Divinidad ilumine y guíe por el camino de la justicia y el amor a todos los líderes de Venezuela y del Planeta Tierra. Así sea. 

LA REALIDAD, PRIMERO SE CONSTRUYE A NIVEL MENTAL; millones de personas meditan cada jueves –y diariamente- por la paz del Planeta.
Visualicemos cada día lo que anhelamos y se hará realidad. Las mentes unidas en un propósito de bien común constituye una potencia invencible que logra todo cuanto se  propone.  Pero, cuidado, somos responsables de nuestras creaciones mentales; no involucremos  a ninguna persona en las visualizaciones; dejemos que Dios trabaje en la conciencia de cada quien, por cuanto Él es el Supremo Pedagogo. Pero, visualicemos –unidos- lo que es el anhelo íntimo común de cada ser para que exista un mundo mejor; para todo ser humano y cada ser de los cuatro reinos naturales. Esa condición perfecta existe aquí y ahora; manifestémosla ya.
Sea nuestro mantra común: -PERFECTO BIENESTAR Y RESPETO A TODOS LOS DERECHOS Y DEBERES, AQUÍ Y AHORA.  Repítalo diez o veces al día,  o más si quieres.

Busca un lugar tranquilo; haz tres respiraciones profundas y reten el aliento, con pulmones llenos, contando  mentalmente, veinticinco, al exhalar la tercera vez,  muy lentamente, cierra suavemente los ojos y afirma, mentalmente:
·                  “Estoy en relajación perfecta. (Tres veces). Aquí y ahora voy a meditar durante diez minutos por el bienestar, armonía, progreso, perfecta justicia y respeto en Venezuela”.
·                  -“Bendigo a Venezuela y a toda persona que vive en Venezuela y suelto la carga que hay en Venezuela y la de cada persona, en el Dios que hay dentro de mí y en el Dios que hay en cada persona”-.
Ahora, visualiza a Venezuela envuelta en un círculo de luz –luminosa o blanca-, como quieras; luego afirma:
Venezuela es de Dios y de todos nosotros. Dios protege a Venezuela y a toda persona que vive en Venezuela.
Dios envuelve a Venezuela y a toda persona que vive en Venezuela en un círculo de luz divina y les guía por senderos de paz, prosperidad, justicia y respeto, aquí, ahora y siempre.
El perfecto orden divino y la armonía universal se establecen en Venezuela y en cada una de las personas que viven –y vivimos en Venezuela-  aquí y ahora. Hecho está, ahora y siempre.
Ser Universal, –ELOÍ-, en tus manos confiamos a Venezuela y a toda persona que vive en Venezuela, que en la conciencia de todos fluya la luz, la sabiduría, la responsabilidad y el respeto a todos los derechos y deberes.
Que Tus designios, Ser Universal, –ELOÍ-, en relación a Venezuela y a toda persona que vive en Venezuela, se cumplan aquí y ahora de acuerdo a Tus planes cósmicos.
Ser Universal, –ELOÍ-, transmuta, aquí, ahora y siempre, a Venezuela y a toda persona que vive en Venezuela, en su estado ideal y perfecto de acuerdo a tus planes cósmicos.
Pido, aquí y ahora, a la Justicia Divina, y al Ser Universal, –ELOÍ-, que siempre exista una ARMONÍA PERFECTA en Venezuela y un correcto  respeto por los todos los derechos de toda persona.
Afirmo y Decreto, que aquí y ahora existe en Venezuela una ARMONÍA PERFECTA y siempre existirá una ARMONÍA PERFECTA en Venezuela, en armonía con todos. Hecho está.
Afirmo que Venezuela es el mejor país del mundo y siempre será el mejor país del mundo, en armonía con todos.
Dejo que Dios se exprese en mi conciencia, aquí y ahora y suelto a Venezuela, a este hombre, a esta mujer y a todo ser que vive en Venezuela, ahora y siempre. Hecho está.
Suelto a Venezuela y a toda persona que vive en Venezuela, en el Dios que hay en mí y en el Dios que hay en cada una de las personas que viven en Venezuela. Hecho está.

ESTA ES UNA MEDITACIÓN MUY PODEROSA Y EFECTIVA.
EL MANTRA PARA REPETIRLO CIEN VECES –O MÁS AL DÍA: -RESPETO Y SUELTO A VENEZUELA-.

SI LA REALIZAS, EFECTOS POSITVOS SE MANIFIESTAS EN TU VIDA Y EN LA VIDA DE TODA PERSONA QUE VIVE EN VENEZUELA Y POR EFECTOS DE LA RESONANCIA MÓRFICA, EN TODO EL PLANETA. SI NO LA REALIZAS, NO PASA NADA, CON SOLAMENTE HABERLAS LEÍDO, YA HAS CREADO LAS CONDICIONES POSITIVAS PARA VENEZUELA, PARA TODA PERSONA QUE VIVE EN VENEZUELA Y PARA TI Y LOS TUYOS.
SIENTE LA CONFIANZA DE QUE LA JUSTICIA DIVINA PROTEGE AL SER JUSTO Y DE QUE NADA SE MUEVE SIN LA VOLUNTAD DE DIOS.
NADA TEMAS; POR ENCIMA DEL HOMBRE ESTÁ DIOS Y SU PLAN DIVINO. SEAMOS NOSOTROS JUSTOS Y LA VERDADERA JUSTICIA ACTUARÁ EN NUESTRA VIDA TRAYENDO PAZ, ARMONÍA Y SEGURIDAD.
LA REALIDAD FÍSICA, PRIMERO SE CONSTRUYE A NIVEL MENTAL;
Visualicemos cada día lo que anhelamos y se hará realidad. Las mentes unidas e un propósito de bien común constituye una potencia invencible que logra todo lo que se cuanto se  propone.  Pero, cuidado, somos responsables de nuestras creaciones mentales; no involucremos  a ninguna persona en nuestras visualizaciones; dejemos que Dios trabaje en la conciencia de cada quien, por cuanto Él es el supremo pedagogo. Pero, visualicemos –unidos- lo que es el anhelo íntimo de cada ser para que exista un mundo mejor; una Patria común mejor para todo ser humano. Esa condición perfecta existe aquí y ahora; manifestémosla ahora, hecho está.

SEA NUESTRO MANTRA COMÚN:
-“PERFECTO BIENESTAR Y RESPETO, AQUÍ Y AHORA”. 
REPÍTALO CIEN VECES AL DÍA, O MÁS SI QUIERES.



Adaptación del libro: LA ETERNA LUZ, de ©Giuseppe Isgró C.
José Antonio Páez, El Ciudadano Ejemplar.
Simón Bolívar, El Libertador 
y Genio tutelar de América
La Justicia Divina
Después de toda noche oscura, llega su dorado amanecer. 
La hora, el minuto y el segundo, los decide  la Divinidad, 
por la Ley Cósmica.
El símbolo de la Paz
La justicia en la propia conciencia
La energía en movimiento: 
Hoy es un día de paz, amor, perdón, armonía 
y de manifestación de la justicia divina. Así sea. Hecho está.