ERNESTO CORTAZAR

domingo, 25 de junio de 2017

LA VERDAD ES EL CAMINO





LA VERDAD ES EL CAMINO

©Giuseppe Isgró C.


La verdad es el camino, y se expresa en la propia conciencia mediante los sentimientos inherentes a los valores universales. Cuáles son esos valores? El amor, la prudencia, la justicia, la igualdad, la compensación, la equidad, la fortaleza, la templanza, la belleza, e equilibrio, el orden, la armonía, la verdad, la responsabilidad y el deber, la bondad, el respeto, la honradez, el honor, el bien, la ambición y la aspiración, la conciencia de lo que se ignora, la aceptación de la realidad, el progreso, entre tantos otros que valdría la pena clasificar. Los sentimientos inherentes a cada uno de dichos valores, expresados en la conciencia sirven de parámetros dentro de los cuales es preciso enmarcan los pensamientos, los sentimientos, las necesidades, los deseos y anhelos, los objetivos y aspiraciones, las palabras, las acciones y las omisiones. 
Lo hace por intuición, cuando el propio espíritu, en proyección hasta el lugar, o estado de conciencia en que se encuentra la verdad, la percibe, y la transfiere a la conciencia objetiva.
Por inspiración, cuando la misma Divinidad la inspira en la conciencia, o cualquier ente espiritual: La Divinidad lo efectúa por los sentimientos de los valores universales, o atributos divinos, mientras que los entes espirituales, generalmente, lo hacen por los pensamientos dentro de los pensamientos del perceptor.
Por supuesto, la percibe, también, y en forma más usual, por la percepción de los cinco sentidos, viendo la realidad en el entorno que le circunda, aplicando el razonamiento, regido por la lógica inductiva y deductiva, para interpretarla y comprenderla.
Por la experiencia, es la manera directa mediante la cual se percibe, comprende y realiza la verdad, en todas sus formas, vertientes y variantes. Esto permite un conocimiento vivo de la realidad. La experiencia, además de permitir un recuento contable de los hechos y actos que representan el medio de expresión de la verdad, desarrolla la aptitud de la percepción, de la comprensión y de la realización de la verdad en el propio ser que la experimenta, en los cuatro reinos naturales. Esta aptitud perceptiva, comprensiva y realizadora, le preparara para ascender por la escala evolutiva de la eterna polarización, pasando de un estado de conciencia a otro más elevado, ad infinitum. Es que la verdad se encontraba ya en su conciencia, en estado de potencialidad infinita. Pero, lo ignoraba, y aún desconoce ese grado infinito de potencialidad de la conciencia. La verdad, como camino, es el único medio de percibirla, en el eterno retorno del ser individual al Ser Universal, por medio de la experiencia. Podríamos decir: la verdad es el camino de la experiencia mediante la eterna polarización de un estado de conciencia a otro más elevado, sin alcanzar jamás a percibirla, comprenderla y realizarla totalmente. Una razón demás para sentir humildad frente a todos y al Todo, y darse cuenta del eterno aprendizaje que nos espera bajo la égida de los valores universales y la Divinidad, para ensanchar la conciencia de la verdad universal.
Pero, aún cuando el perceptor la pueda percibir, si todavía no ha desarrollado la aptitud comprensiva, pudiera percibirla y dejarla de comprender. Empero, le señalaría la verdad como camino, que habrá de recorrer por el estudio, la investigación, y sobre todo, por la meditación y la experiencia que, aún, le falta por adquirir.
Aún más, sin meditación, o meditando sin meditar, desprovistos de apegos, con la sola intención de percibir la verdad tal como es. Dejando que la mente comprenda y vea la verdad por sí misma mediante un tiempo suficiente de maduración de las ideas, pensando sobre las mismas, sin esfuerzo, sosegadamente, centrando la atención en los argumentos inherentes, estudiando las fuentes bibliográficas existentes, o por lo menos, al alcance de las propias manos. Mejor todavía, si se tiene acceso a la fuente primaria, directamente. Se trata de un estudio meditativo, sin meditar, colocando la mente en un estado receptivo, enfocada sobre el objeto de la verdad que se desea percibir, comprender y realizar. Por la ley cósmica, mientras más tiempo se centra la atención sobre un tema, más se desarrolla la conciencia perceptiva, comprensiva y realizadora sobre el mismo, y van aflorando las ideas que aportan el conocimiento del qué, del cómo, del cuándo, del dónde, del quién, del cuánto y del por qué.
Ver, comprendiendo sin esfuerzo y sin interferencia del ego, o de la mente objetiva. El qué, el cómo, el quién, el cuándo, el dónde, el cuánto y el por qué, fluirán con naturalidad. Hay que colocarse en el estado perceptivo, comprensivo y realizador, viendo las cosas tal como son, que es lo único que, en definitiva, importa. De nada sirve auto-engañarse dejando de reconocer la realidad. Reconocer la verdad, tal como es, en el estado de conciencia inherente al propio desarrollo, es un acto de honestidad consigo mismo y con los demás. Si sabe, es importante estar consciente de ello; si no se sabe, y se reconoce que se ignora, se abre el camino de la verdad que es preciso recorrer hasta compenetrarse el estado de conciencia que la aporte en todas sus vertientes y variantes, en determinado grado, siempre ascensional.
La verdad es un camino interior, circunferencial, en forma de espiral, que se va expresando en la conciencia como conciencia de la Divinidad y de los atributos divinos o valores universales. Si no se interfiere, la verdad misma va abriendo el camino de su propia expresión, mediante las necesidades, los deseos y las propias aspiraciones. Lo más importante, es que la verdad, paralelamente, va expresando su propio poder de realización, para realizarse a sí misma en la conciencia de quien la experimenta, y en la conciencia de quienes por perciben por efectos de la resonancia magnética: comunicación de conciencia a conciencia y por el ejemplo.
Al experimentar la conciencia de la propia ignorancia, en determinado grado, dándose cuenta de la misma, es preciso dejar que la mente, por si sola, encuentre la verdad inherente, siempre relativa, sin interferencias por los apegos. A un cierto momento, aflora el estado de conciencia que contiene el grado de verdad equivalente, en una eterna polarización.
Aún así, para optimizar la verdad y vivificarla, es preciso el estudio a fondo, mediante la búsqueda sin búsqueda. Una paradoja. Esto significa, mente abierta sin apego a una creencia previa, o matriz de pensamiento, que, aún percibiendo la verdad, impediría comprenderla y realizarla.
Esta es la razón por la cual Séneca decía: -"Muchos habrían alcanzado la sabiduría si no se hubiesen creído ya sabios"-.
Hay que cultivar el hábito de ver las cosas tal como son, verlas donde están, como están y comprenderlas sin juicios previos o prejuzgarlas. Simplemente, verlas y aceptarlas como son, sin la distorsión del juicio de autoridades previamente constituidas.
Es necesario deslastrarse del temor de ofender a las autoridades auto-proclamadas sobre determinadas materias imponiendo límites arbitrarios a la verdad.
Hay que trascender las matrices de opiniones que se han formado sobre determinadas verdades, por generación espontánea, y sobre todo, por las matrices de opiniones hábilmente dirigidas por los enemigos naturales del progreso humano, Tales enemigos de la verdad jamás se muestran y se encuentran donde menos se pueda pensar: en la propia casa, en la política, en cualquier corriente de espiritualidad, en el trabajo, en los estudios de cualquier ciencia, y en todos aquellos grupos que durante milenios han buscado de mantener a la humanidad en el oscurantismo medioeval.
Algunos grupos son fácilmente observables, y detectables, leyendo algún libro de historia de la ciencia, o de corrientes espirituales.
Aún hoy, en muchos de esos grupos hay una parte visible que trabaja a plena luz. En muchas áreas en que se han descubierto grandes verdades, en torno a múltiples temas, siguen difundiendo, y manteniendo, matrices de opiniones obsoletas. Cuál es su finalidad? Pareciera existir un interés de mantener encasillada a la humanidad dentro de unos parámetros de progreso mental en los cuales sea fácilmente manipulable, y controlada. Qué ejemplos se podrían anteponer sobre algunas áreas? La reencarnación y las leyes que le rigen; la supervivencia del Espíritu después de la desencarnación; conocimientos sobre civilización antiguas, muchos de cuyos descubrimientos se ha ocultado, destruido o hecho olvidar, como ocurrió después del descubrimiento de América. Quién puede imaginar todo lo que se destruyó, en América, en relación a las civilizaciones preexistentes? Una parte de la misma, la describe Bartolomé de Las Casas, en su obra. No hay que ir muy lejos para darse cuenta:
a) La destrucción de grandes bibliotecas, como la de Alejandría, la de Córdoba, que son las más importantes, que hizo olvidar la cultura clásica, durante toda la edad media, con excepción de la civilización árabe, y de el acervo conservado en los países asiáticos. Ese saber se recuperó, en parte, con el surgimiento del humanismo, en el siglo XIV, en Florencia, Italia, y el posterior surgimiento del Renacimiento italiano, primero, y europeo, después. Pero, cuántos tesoros se perdieron? Quién podría decirlo?
b) Muchos de los descubrimientos efectuados en los siglos XIX y XX que dieron una importante apertura sobre el camino de la verdad integral, se están haciendo olvidar nuevamente, desde 1960 en adelante, y de manera más profunda, a partir de 1990, radicalismo que, se ha ido acentuando inhibiendo la libertad de pensamiento a nivel mundial. Uno de estos campos es el de la Parapsicología, por mencionar uno solo.
c) El conocimiento de la vida en otros planetas, que cambiaría la perspectiva de la verdad, sobre muchas ideas ya obsoletas, que aún se conservan, y enseñan, en muchas corrientes de pensamientos, y de espiritualidad. Hay cruzadas a nivel mundial para seguir proyectando errores de fondo, cuyas matrices de opiniones, muchas personas creen que son verdad, sin serlo.
Los líderes mundiales sí saben cuales son esos errores de fondo, y tienen la responsabilidad y el deber de contribuir en las inherentes actualizaciones en las nuevas Legislaciones. Es preciso, establecer, legalmente, la obligación de que, todos los grupos –de cualquier índole: cultural, espiritual, científicos, etc., que ahora siguen enseñando errores de fondo de acuerdo con lo que la ciencia ha descubierto con clara evidencia de la verdad, deben reajustar sus enseñanzas, divulgando los nuevos progresos, desechando los errores inherentes. De todas maneras, dichos grupos, si dejaran de actualizarse a los nuevos progresos, serían gradualmente abandonados por sus seguidores, en el espacio y tiempo, ya que, la humanidad seguirá avanzado hacia nuevos niveles de conocimientos, acordes con la realidad, en una eterna polarización.
d) Esas verdades son relativas, también, en torno a la salud. Ha habido grandes aportes en la medicina homeopática, en la dietética, en la psicología y en la psiquiatría, en las ciencias del Espíritu, por citar solo algunos casos, que pese a su divulgación cada día mayor, se mantiene casi en el olvido su puesta en práctica de tales conocimientos, que deberían impartirse desde la escuela primaria, en muchos casos. Esta omisión se realiza, consciente, o inconscientemente, en detrimento de la humanidad. Si lo que está en uso sería lo pertinente, sería evidente que tendríamos a una humanidad saludable a nivel físico, mental y espiritualmente. Es así?
e) Qué grupos de poder, a nivel mundial, se encuentran detrás de los gobiernos de corte autoritario, que, en sus proyectos, buscan hacer retroceder a los habitantes de sus respectivos países cincuenta o más años en el progreso, imponiendo inhibición de pensamiento, y aislándolos del resto del mundo, con efectos nocivos a nivel integral? Estos grupos visibles algunos, y otros que no los son, manejan matrices de opiniones con apariencia de verdades, sin serlo realmente, por lo menos en su totalidad, a sangre y fuego, si es necesario, al estilo post Nicea, a partir del año 325 de nuestra era. Hay, también, incontables casos en la antigüedad.  A quién beneficia ese retroceso intencional en el progreso de los pueblos? No vayamos a creer que esto ocurre únicamente en los países denominados del tercer mundo; no, en muchos de estos países, sus habitantes han desarrollado un nivel de libertad de conciencia, amplitud de pensamiento y progreso espiritual, que trascienden en algunos aspectos a los denominados de primer mundo. Quienes son esos grupos, ahora, y quienes fueron a lo largo de la historia? Evidentemente, se han sumado nuevos grupos, en el siglo XX. Quién puede saber quienes son? No es fácil la respuesta porque ellos no dan la cara y manejan matrices de opiniones en contra de los grupos que sí, en forma auténtica, son portadores de la antorcha de la verdad, siempre relativa, por supuesto. Los manipuladores de la verdad, se encuentran en todas partes, donde menos se piensa, sobre todo, es fácil observarlos en donde se inhibe la libertad de pensamiento, descalificando a los trabajadores del progreso. Lo que sí es cierto, son una mínima parte de la humanidad, que gradualmente, más temprano que tarde, a su vez deberán transformarse en difusores de la verdad. Es ley de vida, y la humanidad, gradualmente, alcanza niveles de conciencia más elevados; va percibiendo la verdad tal como es, en todas sus vertientes y variantes, gradualmente, sin pararse jamás.
La solución, al alcance de todos, es una efectiva educación masiva sobre los valores universales, desarrollando estados de conciencia éticos, mediante los cuales, cada ser, sea capaz de discernir la verdad por sí mismo.
Es decir, hay que trascender las apariencias de la verdad. El sentimiento de los valores universales, en la conciencia, señala el cauce de la verdad que conduce, ad infinitum, a la verdad total, sin jamás llegar a percibirla, totalmente, ya que siempre, se encontrará un más allá, en todas sus vertientes y variantes.
En la verdad, como camino de la experiencia, cada ser, en los cuatro reinos naturales, cosecha lo que siembra, y siendo los frutos obtenidos cada día mejores, cada quien se entusiasmará para hacer de la verdad su camino, ad infinitum.

Adelante.

sábado, 24 de junio de 2017

UN PODER MORAL



UN PODER MORAL

©Giuseppe Isgró C.


Arthur Schopenhauer estableció tres tipos de poderes, sustentados por lo que se es, por lo que se tiene y por lo que se representa.
La autoridad de lo que se representa, en primer lugar, es la que confiere la titularidad de un cargo determinado. Un juez, por ejemplo, verifica su competencia por la materia, por la cuantía y por el territorio, entre otros elementos inherentes.
El poder de lo que se tiene, es de relevante importancia; empero, dada las variaciones de la fortuna, podría, en un momento dado dejar de tenerse. Ahí es donde entra en escena el poder más importante: lo que se es.
Quien ha sido capaz de crear una fortuna, en un momento dado, podrá volver a crearla, si tuviese que empezar de nuevo, desde cero, a cualquier edad. Pitaco, uno de los siete sabios, en cierta época, expresó: -“Todo lo llevo conmigo”-.
Decía José Ingenieros: -“Algo necesita cada ser humano de los demás: respeto. Debe conquistarlo con su conducta”. Luego agrega: -“La independencia moral es el sostén de la dignidad. Si el hombre aplica su vida al servicio de sus propios ideales, no se rebaja nunca”.
La autoridad moral, además de estar sustentada por un dominio del arte, en todas sus vertientes o variantes, en el rol que se desempeña, viene dada por la experiencia adquirida a lo largo de la propia carrera y por los triunfos obtenidos en situaciones favorables o adversas. Sobre todo, por la probidad que se ha demostrado en las vicisitudes propias del rol humano.
Mantener la propia conducta dentro de los parámetros de los valores universales, como práctica de todas las virtudes, obteniendo los mejores resultados factibles en las situaciones menos favorables, en forma repetitiva y constante, otorga la autoridad moral frente al entorno.
Evidentemente, la autoridad moral también se granjea la preferencia de los conciudadanos a la hora de elegir los servicios que les son inherentes a quien la sustenta, en todas las variantes y vertientes sociales.
La autoridad moral de un Rómulo Gallegos, cuando en la hora menguada de su carrera política, en forma obstinada y digna, con firmeza y decisión, rehusó regir su conducta presionado por los actos de violencia ejercidos por quienes buscaban negociar con él, su renuncia o un cambio de gabinete. Es admirable la demostración de valentía de Rómulo Gallegos, aunado, todo ello, a la probidad en el manejo de sus cuentas públicas.
Decía Séneca, que la vergüenza es un elemento de advertencia coercitiva que mantiene a la persona dentro de los parámetros de la autoridad moral.
Quienes superan el escenario de las virtudes, experimentan silenciosa vergüenza, como acción coactiva de la conciencia. Pero, siempre se está a tiempo de rectificar, en el eterno ahora.
Las generaciones emergentes se inspiran en los actos ejemplares de Cicerón, Marco Aurelio, Arrio, Apolonio de Tiana, Homero, Confucio, Platón, Sidharta Gautama, Plutarco, Saladino, Cervantes Allan Kardec, Victor Hugo, Andrés Bello, José Mazzini, Alexis Carrel y Paul Brunton.
Luz fulgurante es para los nuevos conductores de la Patria la que emiten personajes descollantes como Simón Bolívar, Francisco de Miranda, Andrés Bello, José Antonio Páez Herrera, Rafael Urdaneta, Antonio José de Sucre, Cecilio Acosta, Eleazar López Contreras, Isaías Medina Angarita, José Antonio Giacopini Zárraga, Arturo Uslar Pietri, por nombrar sólo algunos.
La juventud que emerge, con renovados ideales revitaliza a la sociedad. Los viejos jerarcas que ya han dejado de ser útiles al progreso luminoso, y armonioso, dejarán paso libre a nuevos estados de conciencia, de bienestar, crecimiento personal y riqueza integral.
La historia debe estudiarse y enseñarse, para emular los grandes caracteres que han ostentado la autoridad moral que guía y dignifica.
Es preciso recordar, también, la autoridad moral del profesional, o del experto, en un determinado arte, o ciencia, que le faculta para obtener los mejores resultados a favor del mercado en que actúa, obteniendo elevados y justos honorarios, o salarios, por sus prestaciones. Generalmente, este tipo de persona forma parte del 20% de la sociedad que obtiene el 80% de los resultados factibles, en todo lo que realiza.
La justicia divina nivela, por la ley de afinidad, por la de compensación y la de la igualdad, todo lo que debe ser nivelado y coloca, en su justo lugar, cada persona y cosa, estableciendo, oportunamente, el orden perfecto y la armonía cósmica. Cada quien recibe su respectivo salario cósmico.
Aquí y ahora, en el planeta tierra, y en cada persona, se establece el orden divino y la armonía cósmica. Hecho está. Así es, así será. Seamos canales de la Luz del Creador Universal. 
Adelante.


domingo, 18 de junio de 2017

CÓMO DESARROLLAR UNA PODEROSA AUTO-CONFIANZA


CÓMO DESARROLLAR
 UNA PODEROSA AUTO-CONFIANZA

©Giuseppe Isgró C.
Del libro: Cómo potenciar el Autodominio


-“Si uno avanza con confianza en la dirección de su sueños y se empeña en vivir la vida que ha imaginado, se encontrará con un éxito inesperado en horas comunes”-.
Henry David Thoreau

-“La confiada expectación propende a poner en actividad todas las facultades mentales e infundirles el ardor y el entusiasmo por la obra, basados en la fe y confianza en el feliz resultado final”-.
W. W. Atkinson


En su famoso ensayo sobre la confianza en sí mismo, Ralph Waldo Emerson, señaló: -“Creer en el propio pensamiento y que, lo que es verdadero para vosotros, en la intimidad de vuestro ser, es verdadero para todos, esto es genio. Expresad vuestra convicción latente y ella se convertirá en el sentido universal; porque en el momento oportuno lo interno se convierte en lo externo”-.
La auto-confianza denota seguridad, convicción, fe y expectación positiva en los resultados. Genera una poderosa fuerza de realización que permite seguir, con paciencia y tenacidad, para superar las pruebas de la vida, en todas sus fases, e induce, a cada persona, a expresar: -Yo sigo adelante, venzo todos los obstáculos y llego a mi meta-.
Aquí reside la clave fundamental de la auto-confianza: Tener una meta u objetivos básicos en la vida.
Toda persona exitosa, al desarrollar el poder de la confianza, ha definido, primeramente, su objetivo, al cual, a corto, mediano y largo plazo, concentra toda su capacidad creativa y poder de realización.
Conociendo que cada uno de los esfuerzos desplegados conduce a un fin determinado –y satisfactorio-, con una curva factible de resultados, debidamente planeados –y abordados- por su estricto orden de prioridad, en el espacio y tiempo, proporciona una profunda sensación de seguridad y mantiene estable, en la pantalla mental, una idea, un proyecto, objetivo o meta, cuya constancia confiada, en la acción, coadyuva a su realización o éxito.
El conocimiento es la base del poder de la confianza. Se teme lo que se desconoce, empero, lo que se conoce inspira confianza. Ese es el gran secreto.
En primer lugar se requiere conocer la vida, sus leyes y valores universales, lo cual implica un programa sistemático –y gradual-, de estudio de todas las ciencias, filosofías y doctrinas, antiguas y modernas, que amplíen tu visión del entorno, para descifrar de dónde vienes, ubicarte en que posición te encuentras, vislumbrando las tendencias cuya dirección sigues.
En segundo lugar, el auto-conocimiento, siguiendo el precepto que Quilón, el Lacedemonio, -uno de los siete sabios-, inscribiera en el Templo de Apolo, en Delfos de la antigua Grecia, de: -“Conocete a ti mismo”-,  el cual permite tener conciencia de tus aptitudes, carencias o necesidades, -fortalezas y puntos menos fuertes-, y, deseos y aspiraciones, que te indican el camino que debes seguir para optimizar el uso de las primeras y desarrollar las segundas para impulsar tu propia evolución y autorrealización.
Auto-conocerse, significa, también, conocer a los demás. La visión del entorno, permite percatarte donde estás y en que dirección puedes ir. La vocación y las propias necesidades, hacia dónde debes ir. Tus aptitudes, cuan lejos puedes llegar; y, tus aspiraciones y/o necesidades, las metas que elegirás y que estás en disposición anímica de alcanzar.
Tu confianza en la vida, en ti y en los demás y en las bondades y factibilidad de tu objetivo, permite mantenerte firme en tus propósitos y alcanzarlos con certeza.
Conocer, en cada caso, el objetivo a lograr, el tiempo en que se alcanzará, los elementos de la tarea o trabajo, las alternativas posibles, además de las propias capacidades o limitaciones, estimula el poder de la confianza, el cual atrae, como un poderoso imán, a los elementos coadyuvantes: personas o recursos adecuados a las metas propuestas.
El poder de la confianza es la base de una de las cuatro virtudes de los antiguos, es decir, el coraje o valor, que permite seguir adelante, persistir, actuando con seguridad, y triunfar; alimenta la fortaleza de espíritu necesaria para superar, creativamente, todos los obstáculos.
Se tiene coraje hasta donde alcanza la fortaleza, y ésta, en el grado de aquél.
La otras tres virtudes que requieren práctica constante como elementos coadyuvantes del poder de la confianza, son: la sabiduría y/o la prudencia, la primera, permite ver claramente el camino bajo la égida de los valores universales; la segunda, indica hasta dónde debe recorrerse; la justicia, cuya confianza en ella facilita recibir con seguridad, así como dar, la debida compensación, oportunamente, y, actuar, además, justamente, en todos los actos; y, la templanza o moderación, conlleva administrar adecuadamente la provisión de recursos con que la naturaleza de las cosas, y la providencia universal, en cada etapa, ponen a la propia disposición.
Empero, las demás virtudes deben ser practicadas como evidencia del autodominio inherente, entre ellas encontrar el propio orden en la vida, siguiendo las directrices de la ley de afinidad cósmica.
La auto-independencia, mediante la cual se elige, libremente, dentro del cumplimiento de las leyes cósmicas, las propias metas, de acuerdo a la suma existencial inherente.
La paciencia, cuando hay que esperar el momento oportuno para plasmar la victoria o triunfo, insta a perseverar, de acuerdo al esquema cósmico, hasta alcanzar los propios objetivos.
La tolerancia, dentro de los parámetros permisibles, es una poderosa clave del autodominio y facilita que las cosas caigan –o se impulsen- por su propio peso, armonizando situaciones. En todo, lo que importa es el resultado final.
La autodisciplina, mantiene firme el timón de la vida, en las propias manos, hasta alcanzar cada una de las metas prefijadas.
La actitud mental positiva: enfoque que, en cada situación, ve el lado bueno de las cosas, para que, como decía el maestro Jesús de Nazareth, -“en lo que ves, te convertirás”-, puedas sintonizarte con los canales creativos que conducen a la autorrealización.
La humildad, fuerza aerodinámica que vence resistencias.
La bondad, la generosidad y el altruismo, conjuntamente con la equidad y la justicia, permiten hacer el bien desinteresadamente. En esto consiste la Regla de oro: -“Hacer a otros lo mismo que a cada quien le gustaría recibir, en idénticas situaciones”. O su enfoque opuesto: -“No hacer a nadie lo que no se quisiera para sí”.
El amor, poder supremo del universo, supera todas las barreras y/o fronteras, vivifica el espíritu, armoniza la vida universal, crea lazos de afecto fraternal en los seres y los unifica en el ideal cósmico de la luz divina, de la sabiduría y de la gradual evolución, hasta alcanzar la maestría de la creación y ascender siempre a un más allá de progreso y autorrealización.
La quietud, la calma y la serenidad, para mantener el control de la situación, el equilibrio, la energía vital constante y la lucidez mental, para actuar en el momento justo, haciendo la cosa correcta, aplicando la fuerza suficiente, logrando los resultados adecuados, en cada caso; cuyas prácticas asiduas fortalecen el poder de la confianza.

**

El poder de la confianza facilita la auto-aceptación y convertirse, en las prudentes palabras de Sören Kiekegaard: -“En la persona que se anhela ser”-.
Ralph Waldo Emerson, expresó: -“Ten confianza; cada ser vibra a esta cuerda de acero. Acepta el puesto que la Divina Providencia ha encontrado para ti, la necesidad de tus contemporáneos y la conexión de los eventos. Los grandes hombres siempre han hecho así y se han confiado, como niños, al genio de su tiempo, testimoniando su conciencia de que Aquél que posee, absolutamente, mérito de confianza, había tomado puesto en ellos trabajando a través de sus manos y dominando en la totalidad de cada ser”-.
En el desarrollo del poder de la confianza, es preciso seguir varios pasos:
1.           Es imperativo que tú realmente desees tener éxito en la vida, en tu profesión, en la convivencia familiar, en los estudios y en todos los ámbitos existenciales y sientas la urgente necesidad de tenerlo aquí y ahora.
2.           Si tú quieres, puedes. El secreto consiste en vivir con plenitud; aborda cada tarea con total dedicación y entusiasmo. Cuando la actividad alcanza su mayor intensidad, y resistencia, la persona  que utiliza el poder de la confianza persiste  y logra los resultados positivos apetecidos.
3.           Concentra tu capacidad en objetivos claramente definidos, en estricto orden prioritario, en todas las áreas de tu interés: Trabajo profesional, vida familiar, estudios, recreación y actividades sociales en general. Desarrolla el poder de la confianza dedicándote en cuerpo, alma y espíritu a lo que te gusta, a conquistar tus objetivos cada vez en un mejor y más elevado nivel de resultados. Vive realizando tus metas. Duerme, imaginando la realización exitosa de tus estrategias; ejecuta intensa y sosegadamente, con desapego y dedicación creativa, las cosas que te gustan y la confianza emerge, gradualmente, con naturalidad, generando la visión y el poder suficientes para seguir adelante cuando más ardua se vuelve la tarea, optimizando cada vez mayor grado de persistencia capaz de alcanzar los resultados apetecidos.
4.           Repítete: -Es fácil;  voy a lograrlo. Visualiza en la pantalla mental el resultado final claramente realizado. Luego, afirma: -Gracias, Ser Universal, esto: (especifícalo) -o algo mejor- ya está logrado en armonía con todos y con el Todo. Realiza tus objetivos sin esfuerzo objetivo alguno, con expectativas positivas, dejando encargada a la mente psiconsciente el logro prefijado, sin interferir.
v Procedimiento: Relájate física, mental y espiritualmente desde los dedos de los pies hasta la cabeza; imagina que te encuentras en un escenario de paz, en contacto armónico con la naturaleza, en una playa, lago o río, flotando en el agua en posición flotante sobre las espaldas y rodeado de una nube blanca que te envuelve como un manto protector dando por hecho que es el Ser Universal que te protege de esta manera.
v Imagina o visualiza el resultado final debidamente realizado.
v Da las gracias al Ser Universal por cuanto el logro apetecido u otro equivalente o mejor está ya logrado en armonía con todos.
v Ahora, ejecuta la acción adecuada, con confianza, naturalidad, serenidad, calma imperturbable y un absoluto silencio, una y otra vez, hasta lograr los objetivos.
v Con este procedimiento has programado la mente psiconsciente que es la creadora  y la verdadera realizadora  del objetivo planificado. Una vez llevada a cabo dicha programación, mediante la enunciación por escrito de los objetivos y la visualización de los mismos debidamente alcanzados, y expresado gratitud por su logro, es preciso actuar con desapego, sin interferir el proceso puesto en marcha  en la mente creadora interior. Hay que dar por hecho el logro, actuando como si ya fue realizado exitosamente.
5.           La constancia confiada logra todas las metas. Recuerda, la vida te dotó para triunfar y, además, espera tu éxito para que seas un instrumento útil en los planes del Gran Arquitecto del Universo.
6.           Actúa con absoluta ética para potenciar tu autoridad moral la cual permite ejecutar en mayor grado el poder de la confianza, por cuanto no tienes nada que temer. Puedes continuar andando por la vida con la frente alta, el caminar tranquilo, la conciencia en paz, el espíritu radiante, y el futuro deparándote, cada vez más, mejores tareas para acrecentar tu evolución integral.
7.           Organiza tu trabajo diario: Sepas lo que tienes que hacer todos los días, programando, cada noche, en estricto orden prioritario, lo que debes realizar en la jornada siguiente.
v      Clasifica tus actividades en urgentes e importantes, enumerándolas por el orden de importancia, estableciendo, claramente, prioridades.
v      Empieza por la número uno y así sucesivamente.  Concentra toda tu capacidad creadora en una actividad a la vez. Luego vas pasando a la siguiente hasta realizarlas todas o lo que sea factible realizar.
v      Las tareas pendientes encabezarán la lista del día siguiente. Con este método se mantiene el trabajo realizado y se gana en auto-confianza y efectividad.
v      Aplica el mismo sistema a tus obligaciones y compromisos: resuelve todas las situaciones.
v      Hazlo por escrito para imprimirle la verdadera dimensión a cada tarea. Controlado todo en el papel, en la práctica se hace más fácil su ejecución, generando una autentica auto-confianza.
8.           Acrecienta tu fortaleza y valor. William James,  -pensador del siglo XX-, destacó la importancia de sustituir el temor por la confianza y la determinación, lo cual produce, en cada quien, un profundo efecto tonificante. Cada vez que un pensamiento de temor se infiltra en la mente, sustitúyelo por otro de valor. La mente tiene cabida sólo para un pensamiento a la vez, positivo o negativo. El uno desplaza al otro, al igual que la luz evacua la oscuridad. Escoge los pensamientos positivos opuestos a los que, eventualmente, deseas corregir y fortalece, en ti, automáticamente, los de auto-confianza, amor, calma, tranquilidad, serenidad, seguridad, salud, bienestar, abundancia, sabiduría, alegría y gratitud, entre otros.
9.           Afirma: -Todo me está yendo en excelente forma. Tengo confianza. Las cosas siempre salen bien si les da, a la vida, la oportunidad de ayudarte, y haces, además, lo que está a tu alcance realizar.
10. Los objetivos, en general, resultan más fácil alcanzarlos, que dejar de hacerlo, si se abordan rápidamente, con resolución; querer es poder. La auto-confianza activa tu poder creativo-realizador. Tú, siempre puedes si realmente crees, y, además, quieres. En la vida, por ley cósmica, todo tiende a la realización positiva, aún en los momentos menos fáciles.
11. Toma la decisión de afrontar las situaciones de la vida, tan pronto se presenten, con agilidad, prestancia, confianza, serenidad, coraje y valentía, aplicando toda tu capacidad creativa y observa como las cosas las resuelves, con rapidez y efectividad.
12. Valora cada situación en su exacta dimensión. Jamás sobreestimes ni subestimes una situación, tanto en sus beneficios como en sus consecuencias; aplica, siempre, el método científico de resolución de situaciones, el cual consiste en:

v      Definir, por escrito, la situación que requiere solución.
v      Analizar la misma, con serenidad, objetivamente, y dividirla en sus unidades más pequeñas, jerarquizándolas por su orden prioritario.
v      Buscar todas las eventuales soluciones posibles, y escribirlas.
v      Evaluarlas y seleccionar la mejor. Es preciso hacerse cargo probable de los resultados factibles, preguntándose: Si llevo a cabo este curso de acción y sucede lo mejor, resuelve satisfactoriamente la situación? Y, si ocurriese lo menos favorable, podré controlarla sin consecuencias negativas? Si ambas premisas se cumplen, se puede tomar la decisión.
v      Tan pronto hayas elegido la mejor solución, es preciso ponerse de inmediato a la acción, actuando con firmeza, confianza y constancia, hasta resolver, satisfactoriamente, el caso respectivo.
v      Todas las noches, al acostarte, relájate -física, mental y espiritualmente-;  y duérmete dando las gracias al Ser Universal por cuanto el caso  ya está resuelto.
v      Visualiza la solución en su etapa culminante, dejando libre el canal de manifestación.
13.        Haz todo lo que debes hacer, -sabia y prudentemente-, y verás como, con cada logro obtenido, aumenta tu poder de auto-confianza. Esta es la regla máxima. Conserva tu autenticidad. Comprende la causa de los acontecimientos y tendrás el valor de aceptar las cosas tal como son, transmutando, cada situación, en oportunidad.
Adelante.



lunes, 12 de junio de 2017

SOBRE HOMBROS DE GIGANTES, ESCUDERO, SOBRE LOS HOMBROS DE BOLÍVAR

SOBRE HOMBROS DE GIGANTES, ESCUDERO,
SOBRE LOS HOMBROS DE BOLÍVAR

©Giuseppe Isgró C.


Escudero, -dice Hidalgo-:
Si Bolívar viviera ahora, en Venezuela, qué haría?
Esto es lo que me preguntaba, esta mañana, al leer esta reflexión, con el título Simón Bolívar, que escribí hace un año:
-“Las tres cosas que más ocuparon la mente de Bolívar, en los últimos seis años, entre 1824 y 1830, fueron:
1) La libertad de Cuba.
2) La Libertad de Puerto Rico.
3) El bandido José Dionisio Cisneros, denominado El Último Realista, que tuvo en jaque durante 25 años a Venezuela, en el siglo XIX, a quien no pudo vencer, y quien, finalmente le venció fue José Antonio Páez, en una historia que ya hemos relatado en otra parte.
Son temas para meditar. Casi una paradoja!!!
Alfonso Reyes, -el Andrés Bello mexicano- en uno de sus ensayos, habla de que Páez y Garibaldi, por los años 50 del siglo XIX, tuvieron el proyecto de ir a Cuba, para liberarla del dominio español. Otra paradoja, mirándolo desde la perspectiva actual!!”

-“Bolívar escribió numerosas cartas a sus antiguos soldados gloriosos para libertar a Cuba. A Páez le escribió por lo menos seis cartas en ese sentido. Igual hizo con el venezolano Juan José Flores, por ese entonces Presidente de Ecuador”.
-“Existe un interesante documento de 1830, poco conocido, que se encuentra en la Biblioteca del Congreso de Colombia, con el título –“El Libertador presidente; El intruso; República de la Nueva Granada”-, del historiador Roberto Botero Saldarriaga, quien relata el intento de Bolívar para realizar la expedición libertadora a Cuba, pero sus antiguos y gloriosos soldados, cansados ya de tantas guerras, cuando le convocó, no quisieron acompañarle en ese proyecto”.
Recordemos, Escudero, -dice Hidalgo, 21 años después de la desencarnación de Bolívar, nace José Martí. La semejanza de pensamiento entre el Libertador y el apóstol de Cuba, es asombrosa. Con profundo amor, expresó Martí: Tenga en mí, Venezuela, a un hijo!!!
De lo que estoy seguro, es que, desde la dimensión espiritual en que se encuentre, Simón Bolívar, El Libertador, siempre velará por Venezuela y las otras Naciones, por la que dio todo con amor, para ayudarle a emanciparse.
Siempre habrá Venezuela, como expresa el título de un libro del editor Miguel Ángel Capriles. De eso no hay duda alguna en la mente de nadie. Lo que cambia es el ideal o la imagen de la Venezuela que cada quien quiere.
Personalmente, la imagino como la soñaron los Padres de la Patria: Una potencia mundial, ejemplo de naciones por sus virtudes, de techo tan alto que se eleva al infinito. Respeto a los que la quieren de otra manera pero no comparto su sueño. Por eso la Divinidad otorgó, a cada quien, el don del la libertad: es decir, el libre albedrío.
Luego, como suele decirse: -“Por los frutos los conoceréis”. Que es lo mismo que decir: -“Por tus obras serás conocido”.
Aunque, Escudero, debo decirte, que con solo mirarle, a una persona, a la cara, sin decir ésta, ni una palabra, hasta su sombra dice quién es.
Las naciones son prósperas, o decadentes, según el líder que las dirija. Tengo fe en la gente de Venezuela, y en que, volverán a salir a flote los líderes como siempre los ha tenido: Tú mismo, lector, -o lectora-, los puedes rememorar: Son millones que han escrito la historia de Venezuela: la verdadera historia, que recordarán las nuevas generaciones.
Yo me pregunto, Escudero, para qué vive un hombre? Todos quieren ser recordados por la gloria de sus grandes obras. Bolívar, por la libertad que le dio a los que zafó del yugo que los oprimían, por las leyes justas que le dio y por las obras que escribió, que siguen inspirando a millones de personas, en el mundo entero. Alejandro Magno, conquistaba para libertar difundiendo la cultura helénica; obligando a sus hombres, en vez de tomar a las mujeres de los pueblos conquistados, como esclavas, a que se casaran con ellas, para efectuar el cruce étnico, cultural y social, y elevar la dignidad de esas naciones y de su gente. A Napoleón, le engrandece el Código Napoleónico, redactado bajo su égida, de cuya parte sobre el Derecho de Familia él mismo se ocupara; su gloria será eterna por tal obra, por encima de sus hazañas militares.
Muchos pigmeos cuyos nombres no menciono, para que sigan ignorados, la historia los olvidó ya. Son esos hombres pequeñitos que se mencionan en la obra “Los Viajes de Gulliver”, de Robert Louis Stevenson. En este momento, en el mundo, hay varios de ellos que constituyen una preocupación planetaria. Son un peligro global, por su irrespeto a los derechos de la humanidad; están jugando con fuego.
Hay una inmensa cantidad de venezolanos dignos, llenos de nobleza, que harán florecer la justicia y la dignidad, en el suelo patrio. Esta noche oscura de la Patria está alcanzando la fase menos luminosa, lo cual quiere decir, como siempre ha sido, que a medianoche en punto, un segundo después, empieza el nuevo día.
Hay alguien capaz de impedir que el nuevo día, el dorado amanecer de la Patria, vuelva en las pocas horas que faltan para que amanezca?
-Personalmente, no lo creo, Escudero; -dice Hidalgo-.
Dios escribe derecho con letras torcidas. El futuro glorioso de Venezuela está asegurado, y es indetenible, porque el venezolano es gente noble, de honor, servicial, valiente y tiene la capacidad de revertir la adversidad en oportunidades de progreso y justicia.
Hoy en día es preciso acentuar el amor que Bolívar tenía a la Patria, y el amor que José Martí tenía por Venezuela. Aunque eran otras gentes, y otros tiempos, ambas madres seguirán pariendo libertadores, de ese calibre y temple: constructores de naciones!!!
No tengo ninguna duda de que el sol de la Justicia Divina está alumbrando, ahora, en este mismo instante, sobre Venezuela, y el Planeta Tierra, para iluminar la conciencia de todos. La contaminación ambiental física no es únicamente la que hay que depurar; la atmósfera mental es preciso depurarla, también, con sentimientos y pensamientos de amor y justicia, con palabras y acciones armoniosas y de respeto.
Todos los actores están siendo observados por el ojo que todo lo ve: la conciencia, y aunque algunos parecieran adolecer del sentimiento de la vergüenza, todos están a la vista y bajo la mirada escrutadora de la Divinidad. El tiempo de Dios es perfecto. Solo hasta el segundo señalado por el Supremo Hacedor se les permite, a los bufones, escenificar su obra teatral, instante preciso en que serán sacados del escenario, para darle entrada a actores serios, que aman su arte creador de nuevas realidades.  
La juez más severa que cada quien tendrá que afrontar es su propia conciencia. Muchas noches de terror esperan a unos pocos, porque son muy pocos los que estorban el progreso, como unos poquitos granos de arena en el zapato: con solo sacudir el zapato, serán sacados.  
Pero, muchos días de glorias esperan a gente que, emulando a Bolívar, a Sucre, a Páez, a Andrés Bello, y sobre todo, emulando el respeto, la dignidad y la nobleza con que actuaba Carlos Andrés Pérez, cuando todos le cayeron encima para inhabilitarlo políticamente; él siempre se dirigió a la Nación con respeto y dignidad; fue, también, respetuoso cuando la Justicia le pidió rendir cuentas; no se fue del país, se quedó en Venezuela afrontando la adversidad, y triunfó de sus enemigos políticos, con la misma Justicia por delante. Carlos Andrés Pérez, será un paradigma vigente para muchas nuevas generaciones de líderes, por la capacidad, el respeto y la dignidad con que actúo frente a todos, en una hora menguada para él y la Patria. Jamás se le observó, en público, un gesto incorrecto, o irreverente; siempre sereno, sonriente y afable. A una pregunta sobre quien era el Prócer patrio que más admiraba Carlos Andrés, en tres palabras, respondió: -“Por supuesto, Miranda”. Siempre recordaré esas palabras, Escudero, que de viva voz escuché de él, cuando ya había triunfado de sus contrincantes políticos, en una tarde memorable.
Los Padres de la Patria son los maestros de la Nación, y de su respectiva gente. Volvamos nuestra mirada a su estudio para compenetrarnos de sus grandes ideales, y así podamos emularles con conocimiento de causa, a conciencia, subiéndonos, como Newton, sobre hombres de gigantes, para ver más lejos, en el horizonte. Para ver el verdadero camino.
Es tiempo de reflexión, de paz y de justicia, y sobre todo, de amor, Escudero!!!
El amor lo puede todo! Por encima de los intereses personales, debe predominar el bien de la Patria. Es tiempo de perdón, de justicia, de paz y de amor. La violencia no es el camino, la paz sí lo es. Pero, paz con justicia.
Justicia, es la consigna que debe guiar los propios pensamientos, sentimientos, palabras y actos.
Recuerda, Escudero, el quinto punto de la brújula es el lugar en el que, cada quien, se encuentra ubicado; a partir de ese lugar es que se precisa trazar la ruta a seguir para llegar a la meta que anhelamos: Construir la Venezuela que Bolívar, si estuviera hoy aquí, construiría. Pero, como él sí está aquí, hoy, en Espíritu, guiando a los hijos de la Nación que amó con entrañable sentimiento, como lo reflejan sus obras, asume tú, y asumamos todos, nuestro propio rol para hacer que la Patria, Venezuela, sea el país que todos queramos que sea. Hecho está; así es; así será, para gloria del Eterno, Escudero.
Adelante.

12 de junio de 2017, 2:30 pm a 5:00 pm


Copyright Text

domingo, 25 de junio de 2017

LA VERDAD ES EL CAMINO





LA VERDAD ES EL CAMINO

©Giuseppe Isgró C.


La verdad es el camino, y se expresa en la propia conciencia mediante los sentimientos inherentes a los valores universales. Cuáles son esos valores? El amor, la prudencia, la justicia, la igualdad, la compensación, la equidad, la fortaleza, la templanza, la belleza, e equilibrio, el orden, la armonía, la verdad, la responsabilidad y el deber, la bondad, el respeto, la honradez, el honor, el bien, la ambición y la aspiración, la conciencia de lo que se ignora, la aceptación de la realidad, el progreso, entre tantos otros que valdría la pena clasificar. Los sentimientos inherentes a cada uno de dichos valores, expresados en la conciencia sirven de parámetros dentro de los cuales es preciso enmarcan los pensamientos, los sentimientos, las necesidades, los deseos y anhelos, los objetivos y aspiraciones, las palabras, las acciones y las omisiones. 
Lo hace por intuición, cuando el propio espíritu, en proyección hasta el lugar, o estado de conciencia en que se encuentra la verdad, la percibe, y la transfiere a la conciencia objetiva.
Por inspiración, cuando la misma Divinidad la inspira en la conciencia, o cualquier ente espiritual: La Divinidad lo efectúa por los sentimientos de los valores universales, o atributos divinos, mientras que los entes espirituales, generalmente, lo hacen por los pensamientos dentro de los pensamientos del perceptor.
Por supuesto, la percibe, también, y en forma más usual, por la percepción de los cinco sentidos, viendo la realidad en el entorno que le circunda, aplicando el razonamiento, regido por la lógica inductiva y deductiva, para interpretarla y comprenderla.
Por la experiencia, es la manera directa mediante la cual se percibe, comprende y realiza la verdad, en todas sus formas, vertientes y variantes. Esto permite un conocimiento vivo de la realidad. La experiencia, además de permitir un recuento contable de los hechos y actos que representan el medio de expresión de la verdad, desarrolla la aptitud de la percepción, de la comprensión y de la realización de la verdad en el propio ser que la experimenta, en los cuatro reinos naturales. Esta aptitud perceptiva, comprensiva y realizadora, le preparara para ascender por la escala evolutiva de la eterna polarización, pasando de un estado de conciencia a otro más elevado, ad infinitum. Es que la verdad se encontraba ya en su conciencia, en estado de potencialidad infinita. Pero, lo ignoraba, y aún desconoce ese grado infinito de potencialidad de la conciencia. La verdad, como camino, es el único medio de percibirla, en el eterno retorno del ser individual al Ser Universal, por medio de la experiencia. Podríamos decir: la verdad es el camino de la experiencia mediante la eterna polarización de un estado de conciencia a otro más elevado, sin alcanzar jamás a percibirla, comprenderla y realizarla totalmente. Una razón demás para sentir humildad frente a todos y al Todo, y darse cuenta del eterno aprendizaje que nos espera bajo la égida de los valores universales y la Divinidad, para ensanchar la conciencia de la verdad universal.
Pero, aún cuando el perceptor la pueda percibir, si todavía no ha desarrollado la aptitud comprensiva, pudiera percibirla y dejarla de comprender. Empero, le señalaría la verdad como camino, que habrá de recorrer por el estudio, la investigación, y sobre todo, por la meditación y la experiencia que, aún, le falta por adquirir.
Aún más, sin meditación, o meditando sin meditar, desprovistos de apegos, con la sola intención de percibir la verdad tal como es. Dejando que la mente comprenda y vea la verdad por sí misma mediante un tiempo suficiente de maduración de las ideas, pensando sobre las mismas, sin esfuerzo, sosegadamente, centrando la atención en los argumentos inherentes, estudiando las fuentes bibliográficas existentes, o por lo menos, al alcance de las propias manos. Mejor todavía, si se tiene acceso a la fuente primaria, directamente. Se trata de un estudio meditativo, sin meditar, colocando la mente en un estado receptivo, enfocada sobre el objeto de la verdad que se desea percibir, comprender y realizar. Por la ley cósmica, mientras más tiempo se centra la atención sobre un tema, más se desarrolla la conciencia perceptiva, comprensiva y realizadora sobre el mismo, y van aflorando las ideas que aportan el conocimiento del qué, del cómo, del cuándo, del dónde, del quién, del cuánto y del por qué.
Ver, comprendiendo sin esfuerzo y sin interferencia del ego, o de la mente objetiva. El qué, el cómo, el quién, el cuándo, el dónde, el cuánto y el por qué, fluirán con naturalidad. Hay que colocarse en el estado perceptivo, comprensivo y realizador, viendo las cosas tal como son, que es lo único que, en definitiva, importa. De nada sirve auto-engañarse dejando de reconocer la realidad. Reconocer la verdad, tal como es, en el estado de conciencia inherente al propio desarrollo, es un acto de honestidad consigo mismo y con los demás. Si sabe, es importante estar consciente de ello; si no se sabe, y se reconoce que se ignora, se abre el camino de la verdad que es preciso recorrer hasta compenetrarse el estado de conciencia que la aporte en todas sus vertientes y variantes, en determinado grado, siempre ascensional.
La verdad es un camino interior, circunferencial, en forma de espiral, que se va expresando en la conciencia como conciencia de la Divinidad y de los atributos divinos o valores universales. Si no se interfiere, la verdad misma va abriendo el camino de su propia expresión, mediante las necesidades, los deseos y las propias aspiraciones. Lo más importante, es que la verdad, paralelamente, va expresando su propio poder de realización, para realizarse a sí misma en la conciencia de quien la experimenta, y en la conciencia de quienes por perciben por efectos de la resonancia magnética: comunicación de conciencia a conciencia y por el ejemplo.
Al experimentar la conciencia de la propia ignorancia, en determinado grado, dándose cuenta de la misma, es preciso dejar que la mente, por si sola, encuentre la verdad inherente, siempre relativa, sin interferencias por los apegos. A un cierto momento, aflora el estado de conciencia que contiene el grado de verdad equivalente, en una eterna polarización.
Aún así, para optimizar la verdad y vivificarla, es preciso el estudio a fondo, mediante la búsqueda sin búsqueda. Una paradoja. Esto significa, mente abierta sin apego a una creencia previa, o matriz de pensamiento, que, aún percibiendo la verdad, impediría comprenderla y realizarla.
Esta es la razón por la cual Séneca decía: -"Muchos habrían alcanzado la sabiduría si no se hubiesen creído ya sabios"-.
Hay que cultivar el hábito de ver las cosas tal como son, verlas donde están, como están y comprenderlas sin juicios previos o prejuzgarlas. Simplemente, verlas y aceptarlas como son, sin la distorsión del juicio de autoridades previamente constituidas.
Es necesario deslastrarse del temor de ofender a las autoridades auto-proclamadas sobre determinadas materias imponiendo límites arbitrarios a la verdad.
Hay que trascender las matrices de opiniones que se han formado sobre determinadas verdades, por generación espontánea, y sobre todo, por las matrices de opiniones hábilmente dirigidas por los enemigos naturales del progreso humano, Tales enemigos de la verdad jamás se muestran y se encuentran donde menos se pueda pensar: en la propia casa, en la política, en cualquier corriente de espiritualidad, en el trabajo, en los estudios de cualquier ciencia, y en todos aquellos grupos que durante milenios han buscado de mantener a la humanidad en el oscurantismo medioeval.
Algunos grupos son fácilmente observables, y detectables, leyendo algún libro de historia de la ciencia, o de corrientes espirituales.
Aún hoy, en muchos de esos grupos hay una parte visible que trabaja a plena luz. En muchas áreas en que se han descubierto grandes verdades, en torno a múltiples temas, siguen difundiendo, y manteniendo, matrices de opiniones obsoletas. Cuál es su finalidad? Pareciera existir un interés de mantener encasillada a la humanidad dentro de unos parámetros de progreso mental en los cuales sea fácilmente manipulable, y controlada. Qué ejemplos se podrían anteponer sobre algunas áreas? La reencarnación y las leyes que le rigen; la supervivencia del Espíritu después de la desencarnación; conocimientos sobre civilización antiguas, muchos de cuyos descubrimientos se ha ocultado, destruido o hecho olvidar, como ocurrió después del descubrimiento de América. Quién puede imaginar todo lo que se destruyó, en América, en relación a las civilizaciones preexistentes? Una parte de la misma, la describe Bartolomé de Las Casas, en su obra. No hay que ir muy lejos para darse cuenta:
a) La destrucción de grandes bibliotecas, como la de Alejandría, la de Córdoba, que son las más importantes, que hizo olvidar la cultura clásica, durante toda la edad media, con excepción de la civilización árabe, y de el acervo conservado en los países asiáticos. Ese saber se recuperó, en parte, con el surgimiento del humanismo, en el siglo XIV, en Florencia, Italia, y el posterior surgimiento del Renacimiento italiano, primero, y europeo, después. Pero, cuántos tesoros se perdieron? Quién podría decirlo?
b) Muchos de los descubrimientos efectuados en los siglos XIX y XX que dieron una importante apertura sobre el camino de la verdad integral, se están haciendo olvidar nuevamente, desde 1960 en adelante, y de manera más profunda, a partir de 1990, radicalismo que, se ha ido acentuando inhibiendo la libertad de pensamiento a nivel mundial. Uno de estos campos es el de la Parapsicología, por mencionar uno solo.
c) El conocimiento de la vida en otros planetas, que cambiaría la perspectiva de la verdad, sobre muchas ideas ya obsoletas, que aún se conservan, y enseñan, en muchas corrientes de pensamientos, y de espiritualidad. Hay cruzadas a nivel mundial para seguir proyectando errores de fondo, cuyas matrices de opiniones, muchas personas creen que son verdad, sin serlo.
Los líderes mundiales sí saben cuales son esos errores de fondo, y tienen la responsabilidad y el deber de contribuir en las inherentes actualizaciones en las nuevas Legislaciones. Es preciso, establecer, legalmente, la obligación de que, todos los grupos –de cualquier índole: cultural, espiritual, científicos, etc., que ahora siguen enseñando errores de fondo de acuerdo con lo que la ciencia ha descubierto con clara evidencia de la verdad, deben reajustar sus enseñanzas, divulgando los nuevos progresos, desechando los errores inherentes. De todas maneras, dichos grupos, si dejaran de actualizarse a los nuevos progresos, serían gradualmente abandonados por sus seguidores, en el espacio y tiempo, ya que, la humanidad seguirá avanzado hacia nuevos niveles de conocimientos, acordes con la realidad, en una eterna polarización.
d) Esas verdades son relativas, también, en torno a la salud. Ha habido grandes aportes en la medicina homeopática, en la dietética, en la psicología y en la psiquiatría, en las ciencias del Espíritu, por citar solo algunos casos, que pese a su divulgación cada día mayor, se mantiene casi en el olvido su puesta en práctica de tales conocimientos, que deberían impartirse desde la escuela primaria, en muchos casos. Esta omisión se realiza, consciente, o inconscientemente, en detrimento de la humanidad. Si lo que está en uso sería lo pertinente, sería evidente que tendríamos a una humanidad saludable a nivel físico, mental y espiritualmente. Es así?
e) Qué grupos de poder, a nivel mundial, se encuentran detrás de los gobiernos de corte autoritario, que, en sus proyectos, buscan hacer retroceder a los habitantes de sus respectivos países cincuenta o más años en el progreso, imponiendo inhibición de pensamiento, y aislándolos del resto del mundo, con efectos nocivos a nivel integral? Estos grupos visibles algunos, y otros que no los son, manejan matrices de opiniones con apariencia de verdades, sin serlo realmente, por lo menos en su totalidad, a sangre y fuego, si es necesario, al estilo post Nicea, a partir del año 325 de nuestra era. Hay, también, incontables casos en la antigüedad.  A quién beneficia ese retroceso intencional en el progreso de los pueblos? No vayamos a creer que esto ocurre únicamente en los países denominados del tercer mundo; no, en muchos de estos países, sus habitantes han desarrollado un nivel de libertad de conciencia, amplitud de pensamiento y progreso espiritual, que trascienden en algunos aspectos a los denominados de primer mundo. Quienes son esos grupos, ahora, y quienes fueron a lo largo de la historia? Evidentemente, se han sumado nuevos grupos, en el siglo XX. Quién puede saber quienes son? No es fácil la respuesta porque ellos no dan la cara y manejan matrices de opiniones en contra de los grupos que sí, en forma auténtica, son portadores de la antorcha de la verdad, siempre relativa, por supuesto. Los manipuladores de la verdad, se encuentran en todas partes, donde menos se piensa, sobre todo, es fácil observarlos en donde se inhibe la libertad de pensamiento, descalificando a los trabajadores del progreso. Lo que sí es cierto, son una mínima parte de la humanidad, que gradualmente, más temprano que tarde, a su vez deberán transformarse en difusores de la verdad. Es ley de vida, y la humanidad, gradualmente, alcanza niveles de conciencia más elevados; va percibiendo la verdad tal como es, en todas sus vertientes y variantes, gradualmente, sin pararse jamás.
La solución, al alcance de todos, es una efectiva educación masiva sobre los valores universales, desarrollando estados de conciencia éticos, mediante los cuales, cada ser, sea capaz de discernir la verdad por sí mismo.
Es decir, hay que trascender las apariencias de la verdad. El sentimiento de los valores universales, en la conciencia, señala el cauce de la verdad que conduce, ad infinitum, a la verdad total, sin jamás llegar a percibirla, totalmente, ya que siempre, se encontrará un más allá, en todas sus vertientes y variantes.
En la verdad, como camino de la experiencia, cada ser, en los cuatro reinos naturales, cosecha lo que siembra, y siendo los frutos obtenidos cada día mejores, cada quien se entusiasmará para hacer de la verdad su camino, ad infinitum.

Adelante.

sábado, 24 de junio de 2017

UN PODER MORAL



UN PODER MORAL

©Giuseppe Isgró C.


Arthur Schopenhauer estableció tres tipos de poderes, sustentados por lo que se es, por lo que se tiene y por lo que se representa.
La autoridad de lo que se representa, en primer lugar, es la que confiere la titularidad de un cargo determinado. Un juez, por ejemplo, verifica su competencia por la materia, por la cuantía y por el territorio, entre otros elementos inherentes.
El poder de lo que se tiene, es de relevante importancia; empero, dada las variaciones de la fortuna, podría, en un momento dado dejar de tenerse. Ahí es donde entra en escena el poder más importante: lo que se es.
Quien ha sido capaz de crear una fortuna, en un momento dado, podrá volver a crearla, si tuviese que empezar de nuevo, desde cero, a cualquier edad. Pitaco, uno de los siete sabios, en cierta época, expresó: -“Todo lo llevo conmigo”-.
Decía José Ingenieros: -“Algo necesita cada ser humano de los demás: respeto. Debe conquistarlo con su conducta”. Luego agrega: -“La independencia moral es el sostén de la dignidad. Si el hombre aplica su vida al servicio de sus propios ideales, no se rebaja nunca”.
La autoridad moral, además de estar sustentada por un dominio del arte, en todas sus vertientes o variantes, en el rol que se desempeña, viene dada por la experiencia adquirida a lo largo de la propia carrera y por los triunfos obtenidos en situaciones favorables o adversas. Sobre todo, por la probidad que se ha demostrado en las vicisitudes propias del rol humano.
Mantener la propia conducta dentro de los parámetros de los valores universales, como práctica de todas las virtudes, obteniendo los mejores resultados factibles en las situaciones menos favorables, en forma repetitiva y constante, otorga la autoridad moral frente al entorno.
Evidentemente, la autoridad moral también se granjea la preferencia de los conciudadanos a la hora de elegir los servicios que les son inherentes a quien la sustenta, en todas las variantes y vertientes sociales.
La autoridad moral de un Rómulo Gallegos, cuando en la hora menguada de su carrera política, en forma obstinada y digna, con firmeza y decisión, rehusó regir su conducta presionado por los actos de violencia ejercidos por quienes buscaban negociar con él, su renuncia o un cambio de gabinete. Es admirable la demostración de valentía de Rómulo Gallegos, aunado, todo ello, a la probidad en el manejo de sus cuentas públicas.
Decía Séneca, que la vergüenza es un elemento de advertencia coercitiva que mantiene a la persona dentro de los parámetros de la autoridad moral.
Quienes superan el escenario de las virtudes, experimentan silenciosa vergüenza, como acción coactiva de la conciencia. Pero, siempre se está a tiempo de rectificar, en el eterno ahora.
Las generaciones emergentes se inspiran en los actos ejemplares de Cicerón, Marco Aurelio, Arrio, Apolonio de Tiana, Homero, Confucio, Platón, Sidharta Gautama, Plutarco, Saladino, Cervantes Allan Kardec, Victor Hugo, Andrés Bello, José Mazzini, Alexis Carrel y Paul Brunton.
Luz fulgurante es para los nuevos conductores de la Patria la que emiten personajes descollantes como Simón Bolívar, Francisco de Miranda, Andrés Bello, José Antonio Páez Herrera, Rafael Urdaneta, Antonio José de Sucre, Cecilio Acosta, Eleazar López Contreras, Isaías Medina Angarita, José Antonio Giacopini Zárraga, Arturo Uslar Pietri, por nombrar sólo algunos.
La juventud que emerge, con renovados ideales revitaliza a la sociedad. Los viejos jerarcas que ya han dejado de ser útiles al progreso luminoso, y armonioso, dejarán paso libre a nuevos estados de conciencia, de bienestar, crecimiento personal y riqueza integral.
La historia debe estudiarse y enseñarse, para emular los grandes caracteres que han ostentado la autoridad moral que guía y dignifica.
Es preciso recordar, también, la autoridad moral del profesional, o del experto, en un determinado arte, o ciencia, que le faculta para obtener los mejores resultados a favor del mercado en que actúa, obteniendo elevados y justos honorarios, o salarios, por sus prestaciones. Generalmente, este tipo de persona forma parte del 20% de la sociedad que obtiene el 80% de los resultados factibles, en todo lo que realiza.
La justicia divina nivela, por la ley de afinidad, por la de compensación y la de la igualdad, todo lo que debe ser nivelado y coloca, en su justo lugar, cada persona y cosa, estableciendo, oportunamente, el orden perfecto y la armonía cósmica. Cada quien recibe su respectivo salario cósmico.
Aquí y ahora, en el planeta tierra, y en cada persona, se establece el orden divino y la armonía cósmica. Hecho está. Así es, así será. Seamos canales de la Luz del Creador Universal. 
Adelante.


domingo, 18 de junio de 2017

CÓMO DESARROLLAR UNA PODEROSA AUTO-CONFIANZA


CÓMO DESARROLLAR
 UNA PODEROSA AUTO-CONFIANZA

©Giuseppe Isgró C.
Del libro: Cómo potenciar el Autodominio


-“Si uno avanza con confianza en la dirección de su sueños y se empeña en vivir la vida que ha imaginado, se encontrará con un éxito inesperado en horas comunes”-.
Henry David Thoreau

-“La confiada expectación propende a poner en actividad todas las facultades mentales e infundirles el ardor y el entusiasmo por la obra, basados en la fe y confianza en el feliz resultado final”-.
W. W. Atkinson


En su famoso ensayo sobre la confianza en sí mismo, Ralph Waldo Emerson, señaló: -“Creer en el propio pensamiento y que, lo que es verdadero para vosotros, en la intimidad de vuestro ser, es verdadero para todos, esto es genio. Expresad vuestra convicción latente y ella se convertirá en el sentido universal; porque en el momento oportuno lo interno se convierte en lo externo”-.
La auto-confianza denota seguridad, convicción, fe y expectación positiva en los resultados. Genera una poderosa fuerza de realización que permite seguir, con paciencia y tenacidad, para superar las pruebas de la vida, en todas sus fases, e induce, a cada persona, a expresar: -Yo sigo adelante, venzo todos los obstáculos y llego a mi meta-.
Aquí reside la clave fundamental de la auto-confianza: Tener una meta u objetivos básicos en la vida.
Toda persona exitosa, al desarrollar el poder de la confianza, ha definido, primeramente, su objetivo, al cual, a corto, mediano y largo plazo, concentra toda su capacidad creativa y poder de realización.
Conociendo que cada uno de los esfuerzos desplegados conduce a un fin determinado –y satisfactorio-, con una curva factible de resultados, debidamente planeados –y abordados- por su estricto orden de prioridad, en el espacio y tiempo, proporciona una profunda sensación de seguridad y mantiene estable, en la pantalla mental, una idea, un proyecto, objetivo o meta, cuya constancia confiada, en la acción, coadyuva a su realización o éxito.
El conocimiento es la base del poder de la confianza. Se teme lo que se desconoce, empero, lo que se conoce inspira confianza. Ese es el gran secreto.
En primer lugar se requiere conocer la vida, sus leyes y valores universales, lo cual implica un programa sistemático –y gradual-, de estudio de todas las ciencias, filosofías y doctrinas, antiguas y modernas, que amplíen tu visión del entorno, para descifrar de dónde vienes, ubicarte en que posición te encuentras, vislumbrando las tendencias cuya dirección sigues.
En segundo lugar, el auto-conocimiento, siguiendo el precepto que Quilón, el Lacedemonio, -uno de los siete sabios-, inscribiera en el Templo de Apolo, en Delfos de la antigua Grecia, de: -“Conocete a ti mismo”-,  el cual permite tener conciencia de tus aptitudes, carencias o necesidades, -fortalezas y puntos menos fuertes-, y, deseos y aspiraciones, que te indican el camino que debes seguir para optimizar el uso de las primeras y desarrollar las segundas para impulsar tu propia evolución y autorrealización.
Auto-conocerse, significa, también, conocer a los demás. La visión del entorno, permite percatarte donde estás y en que dirección puedes ir. La vocación y las propias necesidades, hacia dónde debes ir. Tus aptitudes, cuan lejos puedes llegar; y, tus aspiraciones y/o necesidades, las metas que elegirás y que estás en disposición anímica de alcanzar.
Tu confianza en la vida, en ti y en los demás y en las bondades y factibilidad de tu objetivo, permite mantenerte firme en tus propósitos y alcanzarlos con certeza.
Conocer, en cada caso, el objetivo a lograr, el tiempo en que se alcanzará, los elementos de la tarea o trabajo, las alternativas posibles, además de las propias capacidades o limitaciones, estimula el poder de la confianza, el cual atrae, como un poderoso imán, a los elementos coadyuvantes: personas o recursos adecuados a las metas propuestas.
El poder de la confianza es la base de una de las cuatro virtudes de los antiguos, es decir, el coraje o valor, que permite seguir adelante, persistir, actuando con seguridad, y triunfar; alimenta la fortaleza de espíritu necesaria para superar, creativamente, todos los obstáculos.
Se tiene coraje hasta donde alcanza la fortaleza, y ésta, en el grado de aquél.
La otras tres virtudes que requieren práctica constante como elementos coadyuvantes del poder de la confianza, son: la sabiduría y/o la prudencia, la primera, permite ver claramente el camino bajo la égida de los valores universales; la segunda, indica hasta dónde debe recorrerse; la justicia, cuya confianza en ella facilita recibir con seguridad, así como dar, la debida compensación, oportunamente, y, actuar, además, justamente, en todos los actos; y, la templanza o moderación, conlleva administrar adecuadamente la provisión de recursos con que la naturaleza de las cosas, y la providencia universal, en cada etapa, ponen a la propia disposición.
Empero, las demás virtudes deben ser practicadas como evidencia del autodominio inherente, entre ellas encontrar el propio orden en la vida, siguiendo las directrices de la ley de afinidad cósmica.
La auto-independencia, mediante la cual se elige, libremente, dentro del cumplimiento de las leyes cósmicas, las propias metas, de acuerdo a la suma existencial inherente.
La paciencia, cuando hay que esperar el momento oportuno para plasmar la victoria o triunfo, insta a perseverar, de acuerdo al esquema cósmico, hasta alcanzar los propios objetivos.
La tolerancia, dentro de los parámetros permisibles, es una poderosa clave del autodominio y facilita que las cosas caigan –o se impulsen- por su propio peso, armonizando situaciones. En todo, lo que importa es el resultado final.
La autodisciplina, mantiene firme el timón de la vida, en las propias manos, hasta alcanzar cada una de las metas prefijadas.
La actitud mental positiva: enfoque que, en cada situación, ve el lado bueno de las cosas, para que, como decía el maestro Jesús de Nazareth, -“en lo que ves, te convertirás”-, puedas sintonizarte con los canales creativos que conducen a la autorrealización.
La humildad, fuerza aerodinámica que vence resistencias.
La bondad, la generosidad y el altruismo, conjuntamente con la equidad y la justicia, permiten hacer el bien desinteresadamente. En esto consiste la Regla de oro: -“Hacer a otros lo mismo que a cada quien le gustaría recibir, en idénticas situaciones”. O su enfoque opuesto: -“No hacer a nadie lo que no se quisiera para sí”.
El amor, poder supremo del universo, supera todas las barreras y/o fronteras, vivifica el espíritu, armoniza la vida universal, crea lazos de afecto fraternal en los seres y los unifica en el ideal cósmico de la luz divina, de la sabiduría y de la gradual evolución, hasta alcanzar la maestría de la creación y ascender siempre a un más allá de progreso y autorrealización.
La quietud, la calma y la serenidad, para mantener el control de la situación, el equilibrio, la energía vital constante y la lucidez mental, para actuar en el momento justo, haciendo la cosa correcta, aplicando la fuerza suficiente, logrando los resultados adecuados, en cada caso; cuyas prácticas asiduas fortalecen el poder de la confianza.

**

El poder de la confianza facilita la auto-aceptación y convertirse, en las prudentes palabras de Sören Kiekegaard: -“En la persona que se anhela ser”-.
Ralph Waldo Emerson, expresó: -“Ten confianza; cada ser vibra a esta cuerda de acero. Acepta el puesto que la Divina Providencia ha encontrado para ti, la necesidad de tus contemporáneos y la conexión de los eventos. Los grandes hombres siempre han hecho así y se han confiado, como niños, al genio de su tiempo, testimoniando su conciencia de que Aquél que posee, absolutamente, mérito de confianza, había tomado puesto en ellos trabajando a través de sus manos y dominando en la totalidad de cada ser”-.
En el desarrollo del poder de la confianza, es preciso seguir varios pasos:
1.           Es imperativo que tú realmente desees tener éxito en la vida, en tu profesión, en la convivencia familiar, en los estudios y en todos los ámbitos existenciales y sientas la urgente necesidad de tenerlo aquí y ahora.
2.           Si tú quieres, puedes. El secreto consiste en vivir con plenitud; aborda cada tarea con total dedicación y entusiasmo. Cuando la actividad alcanza su mayor intensidad, y resistencia, la persona  que utiliza el poder de la confianza persiste  y logra los resultados positivos apetecidos.
3.           Concentra tu capacidad en objetivos claramente definidos, en estricto orden prioritario, en todas las áreas de tu interés: Trabajo profesional, vida familiar, estudios, recreación y actividades sociales en general. Desarrolla el poder de la confianza dedicándote en cuerpo, alma y espíritu a lo que te gusta, a conquistar tus objetivos cada vez en un mejor y más elevado nivel de resultados. Vive realizando tus metas. Duerme, imaginando la realización exitosa de tus estrategias; ejecuta intensa y sosegadamente, con desapego y dedicación creativa, las cosas que te gustan y la confianza emerge, gradualmente, con naturalidad, generando la visión y el poder suficientes para seguir adelante cuando más ardua se vuelve la tarea, optimizando cada vez mayor grado de persistencia capaz de alcanzar los resultados apetecidos.
4.           Repítete: -Es fácil;  voy a lograrlo. Visualiza en la pantalla mental el resultado final claramente realizado. Luego, afirma: -Gracias, Ser Universal, esto: (especifícalo) -o algo mejor- ya está logrado en armonía con todos y con el Todo. Realiza tus objetivos sin esfuerzo objetivo alguno, con expectativas positivas, dejando encargada a la mente psiconsciente el logro prefijado, sin interferir.
v Procedimiento: Relájate física, mental y espiritualmente desde los dedos de los pies hasta la cabeza; imagina que te encuentras en un escenario de paz, en contacto armónico con la naturaleza, en una playa, lago o río, flotando en el agua en posición flotante sobre las espaldas y rodeado de una nube blanca que te envuelve como un manto protector dando por hecho que es el Ser Universal que te protege de esta manera.
v Imagina o visualiza el resultado final debidamente realizado.
v Da las gracias al Ser Universal por cuanto el logro apetecido u otro equivalente o mejor está ya logrado en armonía con todos.
v Ahora, ejecuta la acción adecuada, con confianza, naturalidad, serenidad, calma imperturbable y un absoluto silencio, una y otra vez, hasta lograr los objetivos.
v Con este procedimiento has programado la mente psiconsciente que es la creadora  y la verdadera realizadora  del objetivo planificado. Una vez llevada a cabo dicha programación, mediante la enunciación por escrito de los objetivos y la visualización de los mismos debidamente alcanzados, y expresado gratitud por su logro, es preciso actuar con desapego, sin interferir el proceso puesto en marcha  en la mente creadora interior. Hay que dar por hecho el logro, actuando como si ya fue realizado exitosamente.
5.           La constancia confiada logra todas las metas. Recuerda, la vida te dotó para triunfar y, además, espera tu éxito para que seas un instrumento útil en los planes del Gran Arquitecto del Universo.
6.           Actúa con absoluta ética para potenciar tu autoridad moral la cual permite ejecutar en mayor grado el poder de la confianza, por cuanto no tienes nada que temer. Puedes continuar andando por la vida con la frente alta, el caminar tranquilo, la conciencia en paz, el espíritu radiante, y el futuro deparándote, cada vez más, mejores tareas para acrecentar tu evolución integral.
7.           Organiza tu trabajo diario: Sepas lo que tienes que hacer todos los días, programando, cada noche, en estricto orden prioritario, lo que debes realizar en la jornada siguiente.
v      Clasifica tus actividades en urgentes e importantes, enumerándolas por el orden de importancia, estableciendo, claramente, prioridades.
v      Empieza por la número uno y así sucesivamente.  Concentra toda tu capacidad creadora en una actividad a la vez. Luego vas pasando a la siguiente hasta realizarlas todas o lo que sea factible realizar.
v      Las tareas pendientes encabezarán la lista del día siguiente. Con este método se mantiene el trabajo realizado y se gana en auto-confianza y efectividad.
v      Aplica el mismo sistema a tus obligaciones y compromisos: resuelve todas las situaciones.
v      Hazlo por escrito para imprimirle la verdadera dimensión a cada tarea. Controlado todo en el papel, en la práctica se hace más fácil su ejecución, generando una autentica auto-confianza.
8.           Acrecienta tu fortaleza y valor. William James,  -pensador del siglo XX-, destacó la importancia de sustituir el temor por la confianza y la determinación, lo cual produce, en cada quien, un profundo efecto tonificante. Cada vez que un pensamiento de temor se infiltra en la mente, sustitúyelo por otro de valor. La mente tiene cabida sólo para un pensamiento a la vez, positivo o negativo. El uno desplaza al otro, al igual que la luz evacua la oscuridad. Escoge los pensamientos positivos opuestos a los que, eventualmente, deseas corregir y fortalece, en ti, automáticamente, los de auto-confianza, amor, calma, tranquilidad, serenidad, seguridad, salud, bienestar, abundancia, sabiduría, alegría y gratitud, entre otros.
9.           Afirma: -Todo me está yendo en excelente forma. Tengo confianza. Las cosas siempre salen bien si les da, a la vida, la oportunidad de ayudarte, y haces, además, lo que está a tu alcance realizar.
10. Los objetivos, en general, resultan más fácil alcanzarlos, que dejar de hacerlo, si se abordan rápidamente, con resolución; querer es poder. La auto-confianza activa tu poder creativo-realizador. Tú, siempre puedes si realmente crees, y, además, quieres. En la vida, por ley cósmica, todo tiende a la realización positiva, aún en los momentos menos fáciles.
11. Toma la decisión de afrontar las situaciones de la vida, tan pronto se presenten, con agilidad, prestancia, confianza, serenidad, coraje y valentía, aplicando toda tu capacidad creativa y observa como las cosas las resuelves, con rapidez y efectividad.
12. Valora cada situación en su exacta dimensión. Jamás sobreestimes ni subestimes una situación, tanto en sus beneficios como en sus consecuencias; aplica, siempre, el método científico de resolución de situaciones, el cual consiste en:

v      Definir, por escrito, la situación que requiere solución.
v      Analizar la misma, con serenidad, objetivamente, y dividirla en sus unidades más pequeñas, jerarquizándolas por su orden prioritario.
v      Buscar todas las eventuales soluciones posibles, y escribirlas.
v      Evaluarlas y seleccionar la mejor. Es preciso hacerse cargo probable de los resultados factibles, preguntándose: Si llevo a cabo este curso de acción y sucede lo mejor, resuelve satisfactoriamente la situación? Y, si ocurriese lo menos favorable, podré controlarla sin consecuencias negativas? Si ambas premisas se cumplen, se puede tomar la decisión.
v      Tan pronto hayas elegido la mejor solución, es preciso ponerse de inmediato a la acción, actuando con firmeza, confianza y constancia, hasta resolver, satisfactoriamente, el caso respectivo.
v      Todas las noches, al acostarte, relájate -física, mental y espiritualmente-;  y duérmete dando las gracias al Ser Universal por cuanto el caso  ya está resuelto.
v      Visualiza la solución en su etapa culminante, dejando libre el canal de manifestación.
13.        Haz todo lo que debes hacer, -sabia y prudentemente-, y verás como, con cada logro obtenido, aumenta tu poder de auto-confianza. Esta es la regla máxima. Conserva tu autenticidad. Comprende la causa de los acontecimientos y tendrás el valor de aceptar las cosas tal como son, transmutando, cada situación, en oportunidad.
Adelante.



lunes, 12 de junio de 2017

SOBRE HOMBROS DE GIGANTES, ESCUDERO, SOBRE LOS HOMBROS DE BOLÍVAR

SOBRE HOMBROS DE GIGANTES, ESCUDERO,
SOBRE LOS HOMBROS DE BOLÍVAR

©Giuseppe Isgró C.


Escudero, -dice Hidalgo-:
Si Bolívar viviera ahora, en Venezuela, qué haría?
Esto es lo que me preguntaba, esta mañana, al leer esta reflexión, con el título Simón Bolívar, que escribí hace un año:
-“Las tres cosas que más ocuparon la mente de Bolívar, en los últimos seis años, entre 1824 y 1830, fueron:
1) La libertad de Cuba.
2) La Libertad de Puerto Rico.
3) El bandido José Dionisio Cisneros, denominado El Último Realista, que tuvo en jaque durante 25 años a Venezuela, en el siglo XIX, a quien no pudo vencer, y quien, finalmente le venció fue José Antonio Páez, en una historia que ya hemos relatado en otra parte.
Son temas para meditar. Casi una paradoja!!!
Alfonso Reyes, -el Andrés Bello mexicano- en uno de sus ensayos, habla de que Páez y Garibaldi, por los años 50 del siglo XIX, tuvieron el proyecto de ir a Cuba, para liberarla del dominio español. Otra paradoja, mirándolo desde la perspectiva actual!!”

-“Bolívar escribió numerosas cartas a sus antiguos soldados gloriosos para libertar a Cuba. A Páez le escribió por lo menos seis cartas en ese sentido. Igual hizo con el venezolano Juan José Flores, por ese entonces Presidente de Ecuador”.
-“Existe un interesante documento de 1830, poco conocido, que se encuentra en la Biblioteca del Congreso de Colombia, con el título –“El Libertador presidente; El intruso; República de la Nueva Granada”-, del historiador Roberto Botero Saldarriaga, quien relata el intento de Bolívar para realizar la expedición libertadora a Cuba, pero sus antiguos y gloriosos soldados, cansados ya de tantas guerras, cuando le convocó, no quisieron acompañarle en ese proyecto”.
Recordemos, Escudero, -dice Hidalgo, 21 años después de la desencarnación de Bolívar, nace José Martí. La semejanza de pensamiento entre el Libertador y el apóstol de Cuba, es asombrosa. Con profundo amor, expresó Martí: Tenga en mí, Venezuela, a un hijo!!!
De lo que estoy seguro, es que, desde la dimensión espiritual en que se encuentre, Simón Bolívar, El Libertador, siempre velará por Venezuela y las otras Naciones, por la que dio todo con amor, para ayudarle a emanciparse.
Siempre habrá Venezuela, como expresa el título de un libro del editor Miguel Ángel Capriles. De eso no hay duda alguna en la mente de nadie. Lo que cambia es el ideal o la imagen de la Venezuela que cada quien quiere.
Personalmente, la imagino como la soñaron los Padres de la Patria: Una potencia mundial, ejemplo de naciones por sus virtudes, de techo tan alto que se eleva al infinito. Respeto a los que la quieren de otra manera pero no comparto su sueño. Por eso la Divinidad otorgó, a cada quien, el don del la libertad: es decir, el libre albedrío.
Luego, como suele decirse: -“Por los frutos los conoceréis”. Que es lo mismo que decir: -“Por tus obras serás conocido”.
Aunque, Escudero, debo decirte, que con solo mirarle, a una persona, a la cara, sin decir ésta, ni una palabra, hasta su sombra dice quién es.
Las naciones son prósperas, o decadentes, según el líder que las dirija. Tengo fe en la gente de Venezuela, y en que, volverán a salir a flote los líderes como siempre los ha tenido: Tú mismo, lector, -o lectora-, los puedes rememorar: Son millones que han escrito la historia de Venezuela: la verdadera historia, que recordarán las nuevas generaciones.
Yo me pregunto, Escudero, para qué vive un hombre? Todos quieren ser recordados por la gloria de sus grandes obras. Bolívar, por la libertad que le dio a los que zafó del yugo que los oprimían, por las leyes justas que le dio y por las obras que escribió, que siguen inspirando a millones de personas, en el mundo entero. Alejandro Magno, conquistaba para libertar difundiendo la cultura helénica; obligando a sus hombres, en vez de tomar a las mujeres de los pueblos conquistados, como esclavas, a que se casaran con ellas, para efectuar el cruce étnico, cultural y social, y elevar la dignidad de esas naciones y de su gente. A Napoleón, le engrandece el Código Napoleónico, redactado bajo su égida, de cuya parte sobre el Derecho de Familia él mismo se ocupara; su gloria será eterna por tal obra, por encima de sus hazañas militares.
Muchos pigmeos cuyos nombres no menciono, para que sigan ignorados, la historia los olvidó ya. Son esos hombres pequeñitos que se mencionan en la obra “Los Viajes de Gulliver”, de Robert Louis Stevenson. En este momento, en el mundo, hay varios de ellos que constituyen una preocupación planetaria. Son un peligro global, por su irrespeto a los derechos de la humanidad; están jugando con fuego.
Hay una inmensa cantidad de venezolanos dignos, llenos de nobleza, que harán florecer la justicia y la dignidad, en el suelo patrio. Esta noche oscura de la Patria está alcanzando la fase menos luminosa, lo cual quiere decir, como siempre ha sido, que a medianoche en punto, un segundo después, empieza el nuevo día.
Hay alguien capaz de impedir que el nuevo día, el dorado amanecer de la Patria, vuelva en las pocas horas que faltan para que amanezca?
-Personalmente, no lo creo, Escudero; -dice Hidalgo-.
Dios escribe derecho con letras torcidas. El futuro glorioso de Venezuela está asegurado, y es indetenible, porque el venezolano es gente noble, de honor, servicial, valiente y tiene la capacidad de revertir la adversidad en oportunidades de progreso y justicia.
Hoy en día es preciso acentuar el amor que Bolívar tenía a la Patria, y el amor que José Martí tenía por Venezuela. Aunque eran otras gentes, y otros tiempos, ambas madres seguirán pariendo libertadores, de ese calibre y temple: constructores de naciones!!!
No tengo ninguna duda de que el sol de la Justicia Divina está alumbrando, ahora, en este mismo instante, sobre Venezuela, y el Planeta Tierra, para iluminar la conciencia de todos. La contaminación ambiental física no es únicamente la que hay que depurar; la atmósfera mental es preciso depurarla, también, con sentimientos y pensamientos de amor y justicia, con palabras y acciones armoniosas y de respeto.
Todos los actores están siendo observados por el ojo que todo lo ve: la conciencia, y aunque algunos parecieran adolecer del sentimiento de la vergüenza, todos están a la vista y bajo la mirada escrutadora de la Divinidad. El tiempo de Dios es perfecto. Solo hasta el segundo señalado por el Supremo Hacedor se les permite, a los bufones, escenificar su obra teatral, instante preciso en que serán sacados del escenario, para darle entrada a actores serios, que aman su arte creador de nuevas realidades.  
La juez más severa que cada quien tendrá que afrontar es su propia conciencia. Muchas noches de terror esperan a unos pocos, porque son muy pocos los que estorban el progreso, como unos poquitos granos de arena en el zapato: con solo sacudir el zapato, serán sacados.  
Pero, muchos días de glorias esperan a gente que, emulando a Bolívar, a Sucre, a Páez, a Andrés Bello, y sobre todo, emulando el respeto, la dignidad y la nobleza con que actuaba Carlos Andrés Pérez, cuando todos le cayeron encima para inhabilitarlo políticamente; él siempre se dirigió a la Nación con respeto y dignidad; fue, también, respetuoso cuando la Justicia le pidió rendir cuentas; no se fue del país, se quedó en Venezuela afrontando la adversidad, y triunfó de sus enemigos políticos, con la misma Justicia por delante. Carlos Andrés Pérez, será un paradigma vigente para muchas nuevas generaciones de líderes, por la capacidad, el respeto y la dignidad con que actúo frente a todos, en una hora menguada para él y la Patria. Jamás se le observó, en público, un gesto incorrecto, o irreverente; siempre sereno, sonriente y afable. A una pregunta sobre quien era el Prócer patrio que más admiraba Carlos Andrés, en tres palabras, respondió: -“Por supuesto, Miranda”. Siempre recordaré esas palabras, Escudero, que de viva voz escuché de él, cuando ya había triunfado de sus contrincantes políticos, en una tarde memorable.
Los Padres de la Patria son los maestros de la Nación, y de su respectiva gente. Volvamos nuestra mirada a su estudio para compenetrarnos de sus grandes ideales, y así podamos emularles con conocimiento de causa, a conciencia, subiéndonos, como Newton, sobre hombres de gigantes, para ver más lejos, en el horizonte. Para ver el verdadero camino.
Es tiempo de reflexión, de paz y de justicia, y sobre todo, de amor, Escudero!!!
El amor lo puede todo! Por encima de los intereses personales, debe predominar el bien de la Patria. Es tiempo de perdón, de justicia, de paz y de amor. La violencia no es el camino, la paz sí lo es. Pero, paz con justicia.
Justicia, es la consigna que debe guiar los propios pensamientos, sentimientos, palabras y actos.
Recuerda, Escudero, el quinto punto de la brújula es el lugar en el que, cada quien, se encuentra ubicado; a partir de ese lugar es que se precisa trazar la ruta a seguir para llegar a la meta que anhelamos: Construir la Venezuela que Bolívar, si estuviera hoy aquí, construiría. Pero, como él sí está aquí, hoy, en Espíritu, guiando a los hijos de la Nación que amó con entrañable sentimiento, como lo reflejan sus obras, asume tú, y asumamos todos, nuestro propio rol para hacer que la Patria, Venezuela, sea el país que todos queramos que sea. Hecho está; así es; así será, para gloria del Eterno, Escudero.
Adelante.

12 de junio de 2017, 2:30 pm a 5:00 pm